El homenaje sonoro a un auténtico ‘Gladiador de fuerza y vida’

El utrerano José Salazar ha compuesto un pasodoble muy especial dedicado a su sobrino Vladimir Salazar, un médico que falleció de cáncer a los 47 años dejando un inolvidable legado

Allí donde no llegan las palabras llega sin lugar a dudas la música, un arte que activa zonas de la sensibilidad humana muy especiales. Por eso, ante una experiencia tan traumática como la que significa perder a un sobrino, el músico utrerano José Salazar ha tratado de recurrir al lenguaje musical para homenajearlo. Así es como ha nacido ‘Gladiador de Fuerza y Vida. Never Surrender’, un pasodoble que trata de reflejar la carismática personalidad de Vladimir Salazar.

Este reconocido profesional del mundo de la Medicina tenía una relación muy especial con Utrera, ya que su madre, Asunción Salazar –hermana del histórico director de la Asociación Musical Utrerana-, es natural de Utrera. En su infancia, Vladi –que era como lo conocían sus amigos y familiares- estuvo siempre muy ligado a Utrera, hasta que ya inició su carrera profesional en tierras murcianas.

Allí Vladimir ejercía como médico especialista en Medicina Interna y era jefe de la Unidad de Trombosis del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia. Fue siempre una persona muy amante del mundo del deporte, ligado sobre todo al fútbol, siendo además médico del equipo El Pozo Murcia de Fútbol Sala. Una persona que destacaba por su humanidad, por su espíritu combativo y por su vocación de servicio con sus pacientes.

A comienzos del año 2021 le fue diagnosticado un cáncer de colon, un golpe ante el que en ningún momento se vino abajo y puso en marcha una iniciativa para tratar de ayudar a todos los que estaban pasando un trance como el suyo. Se entregó de forma completa a la lucha contra esta enfermedad, creando un diario a través de internet e impulsando la fundación ‘Never Surrender’, que tiene como principal objetivo que los enfermos de cáncer puedan tener acceso al deporte como parte de su terapia. Una fundación que sigue adelante y que ya ha impulsado la construcción de varios gimnasios en Murcia.

A finales de noviembre de 2022, la salud de Vladi se deterioró de manera drástica, no pudiendo vencer a la enfermedad que padecía, que se había manifestado con metástasis hepática y pulmonar. Su muerte, a los 47 años, fue un enorme jarro de agua fría en toda la Comunidad de Murcia, donde era muy conocido, así como en toda la comunidad médica, ya que su caso había sido muy seguido. Su funeral en tierras murcianas fue una auténtica demostración de cariño.

«La idea de componer un pasodoble dedicado a Vladi surge por el enorme vacío que me dejó su pérdida», explica su tío José Salazar, músico e histórico director de la Asociación Musical Utrerana. Se trata de una composición musical que ha sido interpretada en una ocasión por la Banda Municipal de Sevilla, a la que posteriormente se le ha puesto letra y que en el futuro a medio plazo se va a grabar en estudio.

«Intenté en un primer momento componerle una letra, pero la verdad es que no me sentí muy capaz, por ello me dio mucha alegría cuando Manolo Camacho –amigo de la familia- nos envió su propuesta», cuenta el músico, quien recuerda emocionado la tremenda manifestación de cariño que supuso el entierro de Vladi en Murcia: «La gente lo quería muchísimo, ayudó de una manera muy importante a sus pacientes, también a lo largo de la pandemia».

Para Manolo Camacho la figura de Vladimir es todo un referente que le ha inspirado a la hora de escribir la letra del pasodoble, y explica que, cuando fue diagnosticado de cáncer, «en lugar de amilanarse, se vino arriba y comenzó a volcarse en salir de esa situación y ayudar a todos los que estaban pasando por lo mismo, por eso comenzaron a llamarlo ‘Vladiator’».

Camacho le ha compuesto la siguiente letra a la composición: «Gladiador de fuerza y vida que te batiste con la muerte, en tu lucha desmedida, se engrandeció tu corazón. Y en tu punto de partida pusiste todo el alma en suerte para no dejar cabida más que al arrojo y al valor. Fuiste Vladiator, campeón de la esperanza. Tú regalaste la luz de tu herida. Fuiste Vladiator, tú nos diste confianza. Y tu grito clamoroso, como un eco atronador. No te rindas, no, Never Surrender, que la fuerza de Vladiator fue por ti. No te rindas, no, Never Surrender. Porque la fuerza de Vladiator sigue aquí».

Un homenaje sonoro muy especial que ya ha tomado forma para una persona cuyo ejemplo ha calado de una manera muy profunda en todos aquellos que se tienen que mirar cara a cara con una enfermedad tan terrible como es el cáncer. Un referente médico, con familia en Utrera, que pasó en la ciudad muchos buenos momentos a lo largo de su vida y cuya figura se hará inmortal gracias a esta sentida composición musical.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *