El colegio Coca de la Piñera y el instituto Ponce de León reclaman mejoras «ante las olas de calor»

El colegio Coca de la Piñera y el instituto Ponce de León reclaman mejoras «ante las olas de calor»

Las asociaciones de padres de alumnos han convocado sendas concentraciones este jueves

El colegio Coca de la Piñera y el instituto Ponce de León se han sumado a la convocatoria de protesta que ha realizado el colectivo ‘Escuelas de calor’ –una plataforma «de familias y AMPAS, independiente de partidos políticos, sindicatos, federaciones o cualquiera otra organización»- para reclamar mejoras en los centros educativos «ante las olas de calor». En concreto, lo hacen sus asociaciones de padres y madres de alumnos, ‘Arrecife’ y ‘Las Torres’, respectivamente, que se han unido a otros colectivos similares del resto de la provincia para manifestar su «descontento por la no aplicación total de la ley de bioclimatización».

Así, han planteado sendas concentraciones este jueves. Serán de 8.50 a 9.30 horas en la puerta principal de ambos centros educativos.

Según comentan, «las constantes y continuas olas de calor que ocurren en nuestra zona desde hace años, como consecuencia del cambio climático, se sufren especialmente en los centros educativos públicos y obligan en numerosas ocasiones a paralizar las clases y a sacar al alumnado de las mismas». En este sentido, afirman que «en Utrera tenemos constantes muestras de ellos».

Desde las asociaciones de padres utreranas comentan que «la mayoría de los edificios que albergan nuestros centros educativos públicos se encuentran en un estado lamentable, son viejas edificaciones que no están preparadas para soportar el calor ni el frío, sin aislamientos adecuados, instalaciones eléctricas que no soportan las cargas de los pocos aparatos de aire acondicionados, y eso se puede aplicar también a las mas recientes construcciones, como en el caso del colegio Al-Ándalus».

La Junta de Andalucía «no ha aplicado la ley de bioclimatización» y «solo ha puesto en marcha un programa de climatización dentro del plan anual de infraestructuras, financiado con fondos europeos en un 10% aproximadamente de centros». Se trata de un programa «al que, curiosa e interesadamente, renombra como ‘bioclimatización’ a partir de la entrada en vigor de la ley para aparentar que la cumple. Pero la ley es mucho más que la refrigeración adiabática. Además, revisando los planes de infraestructuras posteriores a 2021, vemos cómo el programa de climatización desaparece y las actuaciones se reducen al mínimo».

La protesta del alumnado del instituto ‘El Molinillo’ de Guillena, que el pasado 3 de junio se negó a entrar en las aulas por «temperaturas insoportables, contrarias a la salud e incompatibles con el trabajo académico, sirvió de mecha para encender una vez más la protesta por la situación de los centros educativos andaluces. Porque, pese a la vigencia desde hace cuatro años de la ley de bioclimatización, la mayoría de los colegios e institutos siguen como en 2017, cuando nació la plataforma ‘Escuelas de calor’ y arrancó la lucha de la comunidad educativa por cambiar de una vez por todas este estado de cosas». Tras las recientes protestas espontáneas del alumnado de varios institutos sevillanos, la plataforma’ Escuelas de calor’ ha planteado una convocatoria en su apoyo.

En el caso de los recintos utreranos, «las deficiencias que hay en nuestros centros educativos y que van mas allá, como las ‘caracolas’ en el Ponce de León o la falta de arbolado y sombra en la mayoría de los patios, entre otras».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

1 comentarios en «El colegio Coca de la Piñera y el instituto Ponce de León reclaman mejoras «ante las olas de calor»»

  1. Pepe dice:

    ««las constantes y continuas olas de calor que ocurren en nuestra zona desde hace años, como consecuencia del cambio climático, se sufren especialmente en los centros educativos públicos»

    Curiosamente este año no.

    » y obligan en numerosas ocasiones a paralizar las clases y a sacar al alumnado de las mismas».»

    Las clases nunca se han paralizado por el calor, se aceptaba como justificación de falta el exceso de calor cuando la junta declaraba ola de calor.El año pasado por ejemplo la junta no declaró ninguna ola de calor. Los papases y mamases sacan a los niños cuando quieren, incluso en invierno.

    «La protesta del alumnado del instituto ‘El Molinillo’ de Guillena, que el pasado 3 de junio se negó a entrar …»

    Y si miramos más atrás seguro que encontramos excusas para faltar aunque sea en pleno invierno.

    «y arrancó la lucha de la comunidad educativa por cambiar »
    ¿Qué comunidad educativa? Padres, alumnos y profesores enfrentados para lo más mínimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *