El Ayuntamiento de Utrera anuncia un nuevo proyecto para el «arreglo total» de La Vereda manteniendo los aparcamientos

El Ayuntamiento de Utrera anuncia un nuevo proyecto para el «arreglo total» de La Vereda manteniendo los aparcamientos

El alcalde de Utrera, Francisco Jiménez, anunciaba en vísperas de la pasada Semana Santa que las obras transformación de La Vereda quedaban paralizadas. En su lugar, el Ayuntamiento ha explicado que ya se está ultimando para su próxima licitación un proyecto de emergencia para solventar los problemas que actualmente presenta la zona de la avenida San Juan Bosco donde los trabajos quedaron sin concluir. En concreto, se adecuarán y arreglarán los accesos, se repondrán vados y pasos de peatones, se asfaltará y se eliminarán baches y cualquier otra situación que pueda generar peligro.

Independientemente de estas obras de emergencia, desde el Consistorio han explicado que se va a elaborar un nuevo proyecto para acometer el arreglo de las avenidas María Auxiliadora y San Juan Bosco. Se hará «de acuerdo a la realidad y necesidades de la zona, preservando los espacios disponibles actualmente para zonas de comercio y establecimientos hosteleros y terrazas».

Así, la previsión es mantener los estacionamientos «con un proyecto mejorado que aúne las necesidades de los peatones, pero también del tráfico rodado y las zonas comerciales, permitiendo que los ciudadanos puedan aparcar en las zonas habilitadas para ello». Los trabajos se realizarán por fases y se contemplará también una actuación paisajística «que mejore la visión del entorno, las zonas de esparcimiento y zonas verdes».

En palabras del concejal de Obras e Infraestructuras, José Antonio López León, «entendemos el enfado y la desesperación de los vecinos, que llevan mucho tiempo soportando una situación de la que no tienen culpa». Por ello, ha explicado que «se intentarán acortar los plazos lo máximo posible, teniendo en cuenta lo que supone la elaboración de los proyectos y su posterior adjudicación».

Según ha comentado el edil, se ha desechado el proyecto existente para la reurbanización de La Vereda al ser «inviable, ya que no ha tenido en cuenta las necesidades reales ni de los vecinos ni de la ciudad. Parece más bien que el señor Villalobos y su equipo trataron de generar problemas en lugar de solucionarlos».

Las obras se iniciaron «poco antes de las pasadas elecciones, en febrero de 2023, a pesar de que estaban anunciadas desde 2021. Llevan todos estos meses siendo un verdadero suplicio para los vecinos del entorno, y pasaron a serlo también para nuestro gobierno».

Esta intervención fue la zona elegida por el gobierno socialista para el proyecto de bajas emisiones, subvencionado con 2,3 millones de los fondos europeos Next Generation y otros casi dos millones que aportaba el Ayuntamiento. A juicio del Consistorio, «uno de los principales problemas que llevaba parejo este proyecto era la desaparición de 175 plazas de aparcamiento, lo que había provocado el malestar de los vecinos y comerciantes de la zona». En palabras de López León, «los ciudadanos no entendían qué es lo que el Ayuntamiento esperaba que hicieran con sus coches y dónde se supone que tendrían que ir para aparcar y los establecimientos consideraban que todo el comercio de la zona se vería afectado muy negativamente puesto que, al desaparecer casi la práctica totalidad de los aparcamientos, los potenciales clientes dejarían de acudir a unos establecimientos que les generaban este problema». El cambio radical que se pretendía llevar a cabo tanto en San Juan Bosco como en María Auxiliadora «no se correspondía ni con las necesidades de la zona ni con vincular esta vía principal del tráfico a la zona de bajas emisiones, convirtiéndola solo en una travesía en la que la gente no podría detenerse porque no se podría aparcar».

Por otro lado, han criticado que estas obras de más de cuatro millones de euros iban a ejecutarse «sin saber en qué estado se encuentran las conducciones de saneamiento, ya que todo el dinero era para ejecutar obras en superficie». Precisamente «este ha sido uno de los grandes problemas, al romperse parte de las conducciones al comienzo de la obra y comprobarse que el proyecto no contemplaba siquiera la situación de las canalizaciones, no sabían ni por dónde discurrían, y se ha tenido que realizar una inversión de 600.000 euros para la que el Ayuntamiento ha debido buscar la financiación porque el dinero de la subvención no se puede destinar a este fin».

Además, para la empresa adjudicataria «todo esto ha supuesto un conflicto porque no existía ningún proyecto para el tema de canalizaciones y, además, las obras que se le habían adjudicado no se correspondían con las que ha habido que acometer para el arreglo». Según López León, «resolver todas estas cuestiones implica unos procedimientos administrativos que no han sido nada fáciles, pero ya se ha resuelto el contrato con la empresa adjudicataria para que el Consistorio pueda hacerse cargo de las obras, algo que hasta ahora era imposible».

A juicio del edil, «este es un claro ejemplo de un proyecto que nunca se debió plantear de la manera en que el gobierno del PSOE lo hizo y que, en lugar de mejorar y hacer avanzar a Utrera, solo ha servido para generar problemas que antes no existían».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *