‘El clavel’, un rincón tradicional que mantiene viva la esencia cofrade

‘El clavel’, un rincón tradicional que mantiene viva la esencia cofrade

Este emblemático establecimiento acoge desde hace décadas tertulias centradas en todo lo que significa la Semana Santa

Utrera se transforma durante la Semana Santa en un escenario apasionante de devoción. Hay lugares que, con su encanto y su personalidad propia, hacen que Utrera en esta época sea mucho más auténtica. Lugares que no solo definen la identidad de la ciudad, sino que también realzan la belleza de las tradiciones religiosas.

En el corazón de Utrera, un rincón tradicional ha permanecido como testigo del paso del tiempo. ‘El clavel’, mismo nombre de la calle en la que está situado, es una peña fundada en los años 90 y ha sido un lugar de encuentro para amigos y trabajadores del barrio durante décadas. Desde su apertura ha sido un espacio emblemático donde convergen la pasión por la Semana Santa, los toros y el flamenco. Nos adentramos en la historia y el presente de este icónico local. Este lugar, impregnado de la esencia misma de la tradición y la autenticidad, huele a incienso aun sin estar encendido. Un lugar donde parece que el pasado y el presente se entrelazan y conviven, donde cada detalle que hay colgado en sus paredes cuenta su propia historia. Un lugar donde las tradiciones se mantienen vivas.

Hoy en día, ‘El clavel’ continúa siendo un refugio de hospitalidad y concordia, manteniendo vivo el legado que comenzó en los años 90. En aquel entonces, los trabajadores y vecinos del barrio se reunían en este lugar para disfrutar de una cerveza al mediodía, compartiendo risas y anécdotas. En sus inicios, era un espacio reservado exclusivamente para los amigos de Rafael Pérez, quien fue el motor de todo esto. Sin embargo, con el paso del tiempo, la popularidad del local creció y se abrió al público en general, convirtiéndose en un punto de encuentro para los vecinos de Utrera desde 1993.

«El que abrió esto fue mi padre», relata con orgullo el actual propietario, continuando la tradición familiar que comenzó hace décadas. «Ha sido siempre una peña donde se reunían amigos trabajadores». Desde su infancia, este lugar ha formado parte de su vida, siendo testigo de sus primeros cumpleaños y marcando su identidad.

Ahora el negocio lo lleva Rafa y, para él, la peña tiene un ambiente acogedor. Afirma que su experiencia es «muy enriquecedora» donde «conoces a la gente y tratas con ella».

Es un espacio donde la verdadera naturaleza de una peña se hace sentir para los socios y para aquellos conocidos que forman parte de la familia extendida de este local. ‘El clavel’ se distingue por su ambiente tradicional, arraigado en la cultura cofrade y taurina de Utrera. La decoración del local refleja esta pasión, con cuadros y elementos que perpetúan esta atmósfera única. A pesar de los cambios, siempre ha mantenido su esencia, convirtiéndose en un punto de referencia para los amantes de estas tradiciones en la ciudad.

El local no solo es un lugar para disfrutar de una cerveza, sino que también sirve como espacio para diversas actividades. Es un refugio para aquellos que comparten estas pasiones, un lugar donde pueden reunirse, compartir tertulias y momentos únicos. Desde tertulias cofrades hasta ensayos de coros, como los que tenía el coro ‘Los Quintero’ cuando Rafael llevaba el negocio. ‘El clavel’ es el escenario de encuentros culturales y sociales de esta localidad. Además, se han realizado eventos especiales, como la tertulia ‘El clavel’, que hizo Rafa y que reunió a destacadas figuras del ámbito cofrade para compartir experiencias. «Invité a gente del mundo cofrade, vino Jesús Mena, vino el capataz sevillano Ricardo Almansa, vinieron músicos y dieron charlas», recuerda.

A lo largo del tiempo, han existido bares cofrades y, lamentablemente, muchos de ellos han ido cerrando sus puertas. Sin embargo, en este lugar siempre se ha mantenido esa atmósfera tan característica, donde el ambiente cofrade perdura. Además, cuenta con dos espaciosos salones que ofrecen la oportunidad de realizar tertulias, encuentros de costaleros, reuniones de hermandades y ceremonias como la entrega de pastas al pregonero o de premios. Como dice el refrán, «donde hubo fuego, cenizas quedan», y aquí la tradición cofrade sigue con fuerza, sobre todo en estos lugares de encuentro y convivencia.

A lo largo de los años, ‘El clavel’ ha sido testigo de momentos inolvidables que han dejado una marca en la comunidad. Desde tertulias cofrades hasta algún que otro cante, cada día ofrece una nueva sorpresa. «Todos los fines de semana hay algo», dice el propietario, reflexionando sobre los momentos memorables que ha presenciado en el local, «por ejemplo, de tener días tristes o que viene poca gente y, de buenas a primeras, por la noche te entra una reunión». Cada experiencia refleja el espíritu acogedor y cálido del lugar. Estos momentos, impregnados de emoción son la esencia misma de lo que hace único a este local.

Cada palabra que pronuncia está impregnada de gratitud hacia sus padres, quienes son la columna vertebral de este querido lugar. «Quizás yo sea el que menos haga por eso, más mis padres, que son el alma del local», reconociendo el papel fundamental de ellos. Para él, tomar las riendas del negocio va más allá de la responsabilidad, es una manera de aligerar la carga sobre sus padres, quienes siguen siendo el motor que impulsa este sitio tan especial. «Vienen por mí mis amigos, pero la mayoría vienen por ellos», evidenciando el magnetismo que ejercen sus padres sobre los clientes. Aquí, en este rincón acogedor, no solo hay buena compañía, sino también está presente esa sensación reconfortante de estar en familia. En ‘El clavel’ el lema es claro: «un local de ambiente familiar y cercano en el que tienes que estar tú». Así lo demuestran día a día, recibiendo a los clientes con la misma calidez que si fueran invitados a su propio hogar. «La gente viene a verte a ti porque aquí yo intento o mis padres intentan que la gente esté como en su casa», brindando una experiencia verdaderamente acogedora.

Una de las iniciativas más recientes es la tertulia ‘La freidora’, creada por un grupo de amigos cofrades. «Nos reunimos, colaboramos con asociaciones, con hermandades», algo que ha ido creciendo y que Rafa habla con mucha ilusión: «ahí hablamos de Semana Santa, de temas cofrades, pero no es algo formal por así decirlo, es una charla de amigos, compramos cena, pescadito frito y nos bebemos una cerveza y tenemos siempre un invitado». Es un espacio donde se discuten temas cofrades, pero también se comparten risas y anécdotas en un ambiente relajado. Aunque se centren en Utrera y su festividad, dice que «hablar de la Semana Santa de Sevilla surge solo porque  es madre y maestra, y hay que hablar también».

En la peña ‘El clavel’ lo más importante es mantener ese ambiente tan familiar y acogedor que les caracteriza. El propietario dice que no es solo cosa suya mantenerlo, pero se nota que le pone empeño para que todo el mundo se sienta como en casa. «Aquí la gente viene a verte a ti», resaltando lo mucho que valora la cercanía y la simpatía que se respira en el local. Es como si fuera una extensión de su propio salón. Eso es lo que lo hace tan especial».

A pesar de los cambios generacionales, ‘El clavel’ ha logrado mantener su esencia gracias al esfuerzo conjunto de la familia propietaria. La hospitalidad y el ambiente familiar son los pilares que sustentan este icónico local, donde cada persona se siente como en casa.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *