Un proyecto da una segunda vida a los residuos orgánicos para mejorar los cultivos de los huertos del parque del Quinto Centenario [AUDIO]

Un proyecto da una segunda vida a los residuos orgánicos para mejorar los cultivos de los huertos del parque del Quinto Centenario [AUDIO]

Un estudio científico está analizando los resultados del uso de compost, favoreciendo el reciclaje de los restos de comida

La ciudad de Utrera está siendo el escenario principal para el desarrollo de un interesante proyecto de investigación científica que analiza cómo el reciclaje de los restos de comida puede mejorar la calidad de los productos que se cultivan en los huertos sociales del parque del Quinto Centenario. Es el conocido como compost (o mantillo), que surge se fabrica a partir de la basura orgánica separada selectivamente por los ciudadanos.

Al frente de esta iniciativa se encuentra el utrerano Rafael López Núñez, quien trabaja en el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), que forma parte del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Durante la presentación del proyecto, ha explicado que «la utilización del compost en huertos es un claro ejemplo de economía circular, donde los residuos de nuestro consumo van a acabar como materia prima de nuevo para la producción de alimentos. Y este reciclaje implica muchos beneficios, como más empleo a nivel local, menos tasas de vertedero que tendrán que pagar los Ayuntamientos, mayor recuperación de otros componentes de la basura y lo que se conoce como ‘secuestro de carbono en el suelo’, que repercute en suelos con mayor salud y en una reducción de los gases de efecto invernadero que son responsables del cambio climático».

El grupo de divulgación del IRNAS-CSIC, junto al grupo Soilplant la profesora Sabina Rossini del Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Sevilla, se encarga de la parte científica de un proyecto que contempla la realización de pequeños ensayos o pruebas en varias parcelas de los huertos sociales de la citada zona verde de Utrera, así como de los que hay en centros escolares del municipio utrerano y de Dos Hermanas. Las pruebas se están haciendo con las hortalizas de consumo habitual y están siendo realizadas por los miembros de la Asociación de Hortelanos Urbanos Ecológicos de Utrera y por los estudiantes de los centros escolares bajo la supervisión de sus profesores.

Para conseguir estos objetivos, es necesaria la colaboración activa de los ciudadanos y una gran implicación de las administraciones locales. El proyecto, titulado ‘Recicomphuertos’, tiene un carácter participativo y de ciencia ciudadana gracias a la participación de los citados colectivos, junto con los investigadores, el Ayuntamiento de Utrera y la empresa Agricultura y Ensayo S.L. La colaboración de todos ellos, en un ambiente que escapa del concepto tradicional de la investigación que se hace sólo en el laboratorio, pretende conseguir una difusión de la metodología científica y técnica en referencia a los residuos y su reciclaje en agricultura que alcance no sólo a los participantes sino a la ciudadanía en general.

Entre las actividades previstas se realizarán talleres experimentales para hortelanos y alumnos, jornadas de difusión del proyecto, vídeos y jornadas de cata de los productos ecológicos de los huertos urbanos, además de elaborar manuales explicativos sobre el correcto uso del compost en huertos urbanos.

El proyecto también se cuenta con la colaboración de Aborgase y de la empresa pública Basura Sierra de Cádiz, perteneciente a la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz, que han aportado el compost con el que se están realizando los estudios, toda vez que ya está realizando la recogida selectiva de biorresiduos y sus plantas de compostaje son un referente.

El proyecto se desarrollará hasta finales de junio de 2025, y se realiza con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al ministerio de Ciencia e Innovación, y Universidades, que financia las actuaciones con 24.000 euros sobre un presupuesto total de 81.390 euros.

Durante la presentación de esta iniciativa, el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez, ha recordado que «estamos obligados por una directiva de la Unión Europea a separar selectivamente los biorresiduos, que son los restos de comida de las basuras, y no hacerlo ha provocado un aumento de las tasas que deben abonar los ciudadanos». Por ese motivo, ha explicado que se han encargado estudios a varias empresas parea valorar la forma de gestión de este servicio, donde la separación de residuos deberá estar presente.

Mientras, la edil de Medio Ambiente, Consuelo Navarro, ha mostrado la disposición del Consistorio a colaborar con los responsables del proyecto, al tiempo que ha explicado que «Utrera debe comprometerse con el reciclaje de basuras, y aquí estamos trabajando en ello».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *