La Virgen de los Dolores deslumbra a sus fieles tras la restauración [GALERÍA]

La Virgen de los Dolores deslumbra a sus fieles tras la restauración [GALERÍA]

Pedro Manzano ha acometido un proyecto que ha actuado sobre el candelero de la imagen, así como en el rostro y en sus manos

Han tenido que esperar medio año, pero por fin han podido reencontrarse con Ella. Los devotos de la Virgen de los Dolores han tenido la oportunidad de volver a verla tras el proyecto de restauración que se ha venido acometiendo en los últimos meses.

El especialista Pedro Manzano ha sido el responsable de acometer una actuación que ha permitido devolver a la talla todo su esplendor. Según ha señalado el restaurador, en declaraciones a Utrera Digital, un estudio previo mediante imágenes médicas permitió determinar que «el cuerpo en origen era de candelero, esto es, formado por un busto mientras que el resto hasta la cintura se resuelve mediante una serie de piezas de madera dejando un hueco interior visto». Ahí comprobó que estaba recubierto «con un material inapropiado, como es una malla metálica con cartones y papeles para dar volumen a determinadas zonas de la anatomía de la Virgen, y las caderas eran un añadido posterior en base a tres piezas de madera para conseguir cierto volumen junto a alguna tela».

Así las cosas, el candelero «no presentaba las condiciones adecuadas de seguridad y estabilidad», mientras los brazos articulados «tenían un nivel de desgaste y estrés que hacía que no cumpliera perfectamente su misión». Además, la forma de sujetar la corona «no era la más adecuada», y se han sustituido las articulaciones de las muñecas.

En cuanto a la parte visible de la imagen, «ha habido que reponer las pestañas porque las que tenía estaban en mal estado». Las que se han puesto «son similares a las que tuvo, y para ello nos hemos documentado a través de fotografías, con el objetivo de que la fisonomía no cambiara».

Por su parte, las lágrimas han sido desmontadas, limpiadas y colocadas en el mismo lugar. Solamente «se ha sustituido una de ellas porque la construcción no era la correcta».

La intervención de Pedro Manzano también ha contemplado la limpieza de la policromía y la intervención sobre la encarnadura, que estaba afectada también, por ejemplo, por el uso de los alfileres a la hora de vestir a la imagen. No solamente se ha intervenido en las manos que habitualmente luce la Virgen, sino también en el juego de manos entrelazadas con el que procesiona el Sábado Santo.

En relación a la policromía de la dolorosa, el análisis químico ha permitido determinar su antigüedad. Así, en el caso de las manos entrelazadas data de «finales del siglo XVII o principios del XVIII. Parecen ser las manos más antiguas, las originales, junto al busto de la imagen». En el busto aparece policromía de «finales del XVIII o principios del XIX, y también otras posteriores de siglo XIX, una fechada entre 1920 y 1940 (de la restauración de Castillo Lastrucci), y la que se aprecia actualmente de Sebastián Santos, que es la que se ha mantenido».

De igual modo, se ha podido determinar el material del que está hecha la talla. Se trata de madera de ciprés en el caso de la mascarilla, y de madera de caoba americana para la cabeza y el busto.

En palabras de Pedro Manzano, «la imagen no ha cambiado estéticamente en nada. Sigue teniendo la policromía de Sebastián Santos y la expresión con la que vino al taller en abril para iniciar el trabajo. Tan solo a nivel interno se ha recuperado el busto original y la forma en la que en origen se concibió el cuerpo de la imagen». Precisamente sobre el citado imaginero y restaurador, ha dado a conocer un detalle que presentaba la talla, ya que «él dejó escrito a lápiz en una de las tablas del cuerpo de la imagen la frase ‘Te restauró Sebastián Santos en el año del Señor, mayo de 1968. Madre mía, ruega por todos nosotros y llévanos al cielo’.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *