La Policía Local de Utrera pone en marcha una campaña especial de control sobre consumo de alcohol y drogas

La Policía Local de Utrera pone en marcha una campaña especial de control sobre consumo de alcohol y drogas

La Policía Local de Utrera mantiene estos días activa una campaña especial de control y vigilancia en relación al consumo de alcohol y drogas en las vías de circulación. De esta forma, la localidad se ha adherido a la iniciativa impulsada por la Dirección General de Tráfico a nivel nacional.

Hasta el día 20, las calles de la ciudad son escenario de distintos servicios de control por parte de los agentes policiales. De esta forma, se pretende contribuir a reducir las actitudes de los usuarios que implican comportamientos de alto riesgo, que ponen en riesgo la seguridad de la circulación, su propia vida y la vida del resto de usuarios de las vías.

Las campañas de control y vigilancia sobre los factores de riesgo asociados al consumo de alcohol y otras drogas se inscriben en la relevancia que tienen sobre seguridad vial, tanto en el aumento del riesgo de siniestro durante la conducción como en el aumento de la severidad de las lesiones de los accidentados. El alcohol es el segundo factor concurrente más habitual en los siniestros de tráfico, especialmente en aquellos siniestros con víctimas mortales, 254 fallecidos en el año 2021, lo que representa un 31% sobre el total de los siniestros mortales considerados.

El «Plan mundial del decenio de acción para la seguridad vial 2021-2030» propone un enfoque de sistema seguro integrado que identifica «el uso seguro de las vías» como un pilar fundamental para contribuir al objetivo de reducir a la mitad el número de víctimas mortales para el final de la década. Entre las medidas recomendadas en relación al uso seguro de las vías destaca «establecer límites de concentración de alcohol en sangre para prevenir la conducción peligrosa».

El «Marco de la política de seguridad vial de la Unión Europea 2021-2030: Próximos pasos hacia la ‘vision zero’» asume que «el alcohol está involucrado en alrededor del 25% de todas las muertes en carretera» y que conducir bajo la influencia de algunas drogas ilegales puede multiplicar el factor de riesgo de accidente por siete. La «Estrategia española de seguridad vial 2030» identifica como un área estratégica la «tolerancia cero con los comportamientos de mayor riesgo» en consonancia con el enfoque del sistema seguro integrado y de acuerdo con los parámetros de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, la cual aborda la necesidad de actividades de vigilancia y control para reducir el impacto de las conductas de mayor riesgo.

En ese sentido, aumentar el impacto de la vigilancia mediante una mejor planificación y potenciar la vigilancia de las conductas de mayor riesgo mediante la aplicación de las nuevas tecnologías son líneas de actuación prioritarias.

Efectos del alcohol en la conducción y en la siniestralidad

El consumo de alcohol tiene graves efectos sobre la conducción y sobre la siniestralidad. El aumento del tiempo de reacción, la subestimación de la velocidad, así como los problemas de visión y coordinación son consecuencias de la ingesta del alcohol. Los accidentes con conductores ebrios también se vuelven mucho más graves con el aumento de la tasa de alcoholemia.

-De 0,3 a 0,5 g/l: excitabilidad emocional, disminución de la agudeza mental y de la capacidad de juicio. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 2.

-De 0,5 a 0,8 g/l.: reacción general más lenta, alteraciones en los reflejos, comienzo de la perturbación motriz, euforia en el conductor, distensión y bienestar, tendencia a la inhibición emocional, comienzo de la impulsividad y agresividad al volante. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 5.

-De 0,8 a 1,5 g/l.: estado de embriaguez importante, reflejos muy perturbados, pérdida del control preciso de los movimientos, problemas serios de coordinación, dificultades de concentración de la vista, disminución notable de la vigilancia y percepción del riesgo. El riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 9.

-De 1,5 a 2,5 g/l: el riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 15.

Según datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que, aproximadamente, sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 g/l de alcohol en la sangre o más.

A medida que la concentración de alcohol en la sangre (BAC) aumenta en el conductor, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa. El aumento de la tasa de incidencia de accidentes que se deriva de un aumento de la tasa de alcoholemia es progresivo.

En comparación con un conductor sobrio, la tasa de incidencia de accidente de un conductor con una tasa de alcoholemia de 0,8 g/l (siendo este el límite legal en 3 de los 25 estados miembros de la UE, en España es 0,3 g/l), es 2,7 veces mayor que la de un conductor sobrio.

Cuando un conductor tiene una tasa de alcoholemia de 1,5 g/l, su tasa de incidencia de accidente se estima que es 22 veces mayor que la de un conductor sobrio.

No sólo la tasa de incidencia de accidentes aumenta rápidamente con el aumento de la tasa de alcoholemia, el accidente también se vuelve más grave.

Con una tasa de alcoholemia de 1,5 g/l, la tasa de incidencia de accidentes de gravedad mortal es aproximadamente 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.

Reforma del Código Penal

Además, el Código Penal, tras su última reforma, establece que, si de forma imprudente, se cometen homicidio o producen lesiones graves y se ha cometido un delito contra la seguridad vial –como son los casos de conducir bajo los efectos del alcohol u otras drogas o a una velocidad excesiva-, o una infracción a la normativa administrativa de tráfico, dicha conducta pasará automáticamente a ser considerada imprudencia grave. Las penas serán de entre 1 y 4 años de cárcel en caso de muerte y hasta 1 año en caso de lesiones graves.

Desde el 6 de julio de 2022, los conductores de los vehículos destinados al transporte de viajeros por carretera que dispongan de interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque, estarán obligados a utilizar esos dispositivos.

La normativa europea, Reglamento (UE) 2019/2144, establece la obligación de que lleven el interfaz todos los vehículos homologados a partir de la pasada fecha del 06/07/2022 y los vehículos matriculados nuevos a partir de la fecha del 06/07/2024.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

1 comentarios en «La Policía Local de Utrera pone en marcha una campaña especial de control sobre consumo de alcohol y drogas»

  1. El caos normativo nos inunda. dice:

    La policía local deberia prestar atención a las infracciones en materia de normativas, en lo referente a terrasas, ruidos, alborotos música y………., pero ellos dicen que eso es cuestión del ayuntamiento y no tienen competencia, como si ellos no cobraran de el.
    Dicho esto, espero que sigan engordando mientras el caos asalta e inunda el pueblo. La culpa de todo es del chachacha y pelillos a la mar.
    A la hora de cobrar, si que están ligeros y raudos. Total, para lo que sirven, mejor que los despidan a todos y nos ahorramos una pasta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *