Viernes Santo en Utrera con sabor a despedida [GALERÍAS FOTOGRÁFICAS Y AUDIOS]

Viernes Santo en Utrera con sabor a despedida [GALERÍAS FOTOGRÁFICAS Y AUDIOS]

Las estaciones de penitencia de Jesús Nazareno, Vera-Cruz y Milagros supusieron el inicio del fin de la semana

Era noche completamente cerrada cuando a las 6.30 horas de la mañana del Viernes Santo se abrían las puertas de la capilla de San Bartolomé para que Utrera pudiese acudir al rito que supone la salida de la hermandad de Jesús Nazareno, una costumbre que sigue permaneciendo de forma inalterable desde hace varios siglos. Comenzaba así, con la ya clásica saeta de Ana Consolación García Segovia a la cruz de guía –como titular que es la Santa Cruz de Jerusalén-, una jornada de Viernes Santo que los cofrades van a guardar en el recuerdo durante muchos años.

No cabía un alma en los alrededores de la avenida de San Juan Bosco para acudir a esta salida que daba inicio a una de las estaciones de penitencia más esperadas de toda la Semana Santa. Poco a poco, la hermandad fue tomando su camino hacia el barrio de Santa María, donde habitualmente ha caminado en la intimidad, pero que este año fue un lugar en el que de nuevo contó con numeroso público.

La presencia del paso de misterio traía consigo una de las novedades de esta Semana Santa, al cambiar el estilo musical en torno al Señor. Fue con la incorporación de la agrupación musical ‘Muchachos de Consolación’ de Utrera, mientras en la trasera del palio de la Virgen de las Angustias se situó la asociación filarmónica ‘Nuestra Señora de las Angustias’ de Sanlúcar la Mayor.

Con un sol de justicia y temperaturas cercanas a los 30 grados llegaba el mediodía del Viernes Santo a la plaza del Altozano. Tras una madrugada y una mañana intensa, los cuerpos de los cofrades comenzaban a acusar el cansancio acumulado de los últimos días, pero eso no podía ser ni mucho menos impedimento para acudir a la cita con la hermandad de la Vera-Cruz.

Las inmediaciones de la plaza del Altozano, sobre todo a las puertas de la iglesia de San Francisco, presentaba de nuevo una imagen marcada por la masiva presencia de público, algo que se ha convertido en la nota predominante de la Semana Santa de 2023. Era tarea prácticamente imposible conseguir un hueco en una de las terrazas de la plaza y sus inmediaciones. La ciudad lucía sus mejores galas para que diera comienzo el inicio del fin de la Semana Grande.

Las calles de la ciudad vieron de nuevo una de las imágenes más valiosas de la Semana Santa de Utrera, Jesús Atado a la Columna, que volvía a procesionar después de ser sometido a una profunda restauración por parte de Pedro Manzano. Una escultura que brilló por tanto de una manera especial sobre un paso –el conocido como el ‘portaaviones’- que se fundió a la perfección con la banda que lleva el nombre de la hermandad. Los aires trianeros que quedaron encerrados en las trabajaderas de este paso volvieron a inundar muchos rincones de Utrera, con esa manera tan particular de caminar que tiene este paso.

Cuando la Virgen de los Dolores entró de nuevo en su hogar de la iglesia de San Francisco, acompañada por miles de cofrades, muchos utreranos comenzaron a sentir que el comienzo del fin ya se había iniciado. Lo hizo tras pasear su elegancia por la localidad, con los compases de la Asociación Musical de La Algaba, que cerraba un cortejo en el que pudo verse, como es tradicional, el lignum crucis, aunque este año portado en un pequeño templete custodiado por cuatro acólitos que lo portaban en unas pequeñas andas.

Una tarde-noche que contó también con el contraste que supone la procesión de la hermandad de los Milagros, que con su corte de cofradía seria y sobria recordó que el Viernes Santo es la jornada en la que murió Jesucristo. Los utreranos, y todos los visitantes, pudieron asistir a una de las novedades más importantes de la Semana Santa de 2023, ya que el paso del Santo Crucifijo de los Milagros incorporó una nueva imagen, la Virgen de la Concepción, titular de la cofradía, que procesionó por primera vez por las calles de Utrera a los pies del crucificado. Y como banda sonora, el sonido de la campana del muñidor y los cantos del octeto de voces masculinas ‘De Profundis’.

Eran casi las dos de la madrugada cuando en el entorno de Santa María llegaba a su final en un Viernes Santo que comenzó con sol radiante, pero que terminó con el frío en el cuerpo. Frío causado por la bajada de temperaturas y por el hecho de saber que ya estaba cada vez más cercano el fin de los días gloriosos.

Escucha el podcast de ‘El transistor cofrade’ sobre Jesús Nazareno, en este enlace

Escucha el podcast de ‘El transistor cofrade’ sobre la Vera-Cruz y los Milagros, en este enlace

Jesús Nazareno

Vera-Cruz

Milagros

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *