El colegio Rodrigo Caro de Utrera logra ser una ‘escuela visual’

El colegio Rodrigo Caro de Utrera logra ser una ‘escuela visual’

Este proyecto permite al centro contar con recursos para conseguir ofrecer una educación inclusiva a todo tipo de menores

El colegio Rodrigo Caro ha logrado ser una ‘escuela visual’. Este proyecto permite al centro utrerano contar con recursos para conseguir ofrecer una educación inclusiva a todo tipo de menores.

El director del colegio, Antonio Soto, ha explicado en COPE Utrera (98.1 FM) que ha sido un gran proceso de formación, que se ha desarrollado gracias al apoyo de la Fundación Orange. «Teníamos una coordinadora, la cual asistía a cursos de formación que luego se transmitían en cascada al resto del claustro en distintas sesiones a lo largo del curso», comenta.

El centro educativo ha sido elegido tras distintas fases, entre ellas de selección, formación, implementación, y actualmente está en ejecución. Para ello se ciñen al método DUA, de ‘Diseño Universal de Aprendizaje’, que «se basa en los principios de la arquitectura. Al igual que se diseñan, planifican y construyen edificios accesibles para todo el mundo, los docentes debemos planificar y estructurar nuestra forma de enseñar, también pensando en las distintas capacidades que tiene nuestro alumnado».

«Inclusión no es tener al niño en el mismo aula que el resto, la inclusión consiste en que un niño con cualquier necesidad pueda acceder al mismo currículum», afirma Soto. Así, «al igual que a un ciego no le escribes en la pizarra porque no lo va a ver e intentas reforzar la comunicación de forma auditiva, lo mismo debe ocurrir con los niños que tienen capacidades especiales».

Con el proyecto ‘Escuelas visuales’ se pretende que «todo entre por el sentido de la vista», siendo una iniciativa en la que «llevamos trabajando bastantes cursos». El director del colegio considera que para fomentar la inclusión «no solo hay que tener señalizadas con pictogramas las instalaciones del centro, sino que hay que estar pendientes de otros detalles en el día a día en las que con secuencias visuales se pueda explicar al alumnado, por ejemplo, cómo lavarse las manos, cómo ir al baño o cómo hacer un esquema».

Esta forma de trabajar con lo visual no sólo supone mayor facilidad para el alumnado, sino que todo se transmite a la familia. «La tranquilidad y la confianza de que está en un centro donde se vela siempre por esa inclusión y por cada niño es una satisfacción de estar en el camino correcto», asegura el director.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *