La comunidad judeoconversa de Utrera «fue la más numerosa tras Sevilla y Écija»

La comunidad judeoconversa de Utrera «fue la más numerosa tras Sevilla y Écija»

El periodista e investigador José Antonio Suárez ha rastreado las huellas del pasado judío de la localidad

Los arqueólogos e historiadores, con el impulso del Ayuntamiento de Utrera, están ocupados desde hace ya varios años en el estudio profundo de una serie de restos que aparecieron en lo que en su día fue el antiguo hospital de la Misericordia, ubicado en uno de los rincones con más sabor y más emblemáticos de Utrera, como es el callejón del Niño Perdido. De hecho, hace pocas semanas se anunciaba que este espacio fue una sinagoga, un enclave de referencia para lo que entonces era la comunidad judía de Utrera.

El historiador Rodrigo Caro ya dio hace siglos algunas pistas del lugar en el que habitaban en Utrera los judíos, lo que ha servido de base para las investigaciones que se han venido realizando. También el periodista José Antonio Suárez ha sacado a la luz unos interesantes detalles. Él es director de la revista ‘Saber más’ y presidente de la asociación Andalucía Sefardí, y ha buceado de manera profunda en este tema con el objetivo de saber algo más acerca de las características que pudieron rodear a esta comunidad.

Así, este investigador explica que «desde que conocí que en ese enclave se podría ubicar una sinagoga, comencé a hacerme algunas preguntas en relación a las personas que iban a ese templo, quiénes eran los judíos de Utrera y sus familias». La historia ha dejado una huella que es relativamente fácil de rastrear con respecto a este tema, ya que lamentablemente los judíos sufrieron una terrible persecución en toda España por parte de la Inquisición, un tribunal que iba dejando constancia documental de todos los judíos que eran procesados, muchos de ellos condenados a prisión o a muerte y otros de ellos obligados a convertirse.

Como bien indica José Antonio Suárez, «en los primeros grandes procesos, los judíos condenados fueron quemados en el Prado, en Sevilla, pero pronto la Corona se dio cuenta de que era más rentable obligarlos a convertirse y conseguir así grandes cantidades de dinero a cambio». Tras esta conversión forzosa, los judíos tenían que portar siempre un documento especial, una ropa concreta y el famoso sambenito, que los humillaba completamente y los identificaba de manera rápida ante las autoridades.

Tras las primeras grandes persecuciones que sufrieron el importante número de familias judías que vivían en Sevilla, donde residía una de las comunidades judías más numerosas de toda España, estos judíos comenzaron a emigrar y a buscar refugio en otros puntos de la provincia, como es el caso de Utrera y muchos otros pueblos como Écija, Marchena o Carmona. «De ahí que en Utrera exista el rastro de numerosos apellidos de origen judío, como pueden ser Caro, Palma, Córdoba, Jaén o Muela», precisa Suárez.

Así, acudiendo a los registros históricos que en la actualidad se pueden consultar, este periodista señala que los documentos aseguran que en 1496, un año en el que se produjo uno de esos grandes procesos de reconciliación de judíos -llamado habilitación-, abrazaron de manera forzosa la fe cristiana un total de 86 vecinos en Utrera, lo que indica que en la provincia de Sevilla sólo Écija, con 431 conversos, tenía una comunidad judía más importante que la de Utrera. Hay que tener en cuenta que hubo habilitaciones de judíos hasta el siglo XIX, que fue el momento en el que desapareció la sombra de la Inquisición, por lo que en otros momentos de la historia otros judíos fueron obligados a convertirse.

Según ha indicado el investigador, «toda la documentación indica que Utrera tenía que tener una comunidad de judíos y conversos bastante grande, de ahí que tuviera una sinagoga de cierta entidad. Por otra parte, José Antonio Suárez propone también otra vía de trabajo ya que, «si había una comunidad judía y había una sinagoga, también tenía que haber un cementerio, por lo que sería interesante buscar sus huellas. Ahí tenemos el ejemplo de Lucena, donde las investigaciones consiguieron hallar uno de los pocos cementerios judíos que hay en toda España, lo que ha hecho que dicho municipio se haya puesto en el mapa de la historia judía».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *