El templete de la coronación canónica de la Virgen de Consolación recupera su esplendor tras una «profunda restauración» [GALERÍA]

El templete de la coronación canónica de la Virgen de Consolación recupera su esplendor tras una «profunda restauración» [GALERÍA]

Tras cobijar durante las últimas décadas a la patrona de Utrera en su camarín, se ubicará a partir de ahora en la sacristía del santuario

La Virgen de Consolación estrenaba en 1964 un templete con motivo de su coronación canónica en aquel recordado 1 de mayo. Posteriormente, esa pieza pasó a ocupar su camarín, en el retablo mayor del templo de preside, donde ha permanecido a lo largo de las últimas décadas.

Coincidiendo con la rehabilitación del citado retablo, el rectorado del santuario de Consolación decidía acometer también un proyecto de restauración del templete, que ha permitido devolverle el esplendor original con el que fue concebido por Fernando Marmolejo. Otro conocido taller de orfebrería, como es el de Villarreal, ha sido el encargado de ejecutar estos trabajos.

El resultado de esa intervención ha podido verse de manera especial, con la propia imagen de la Virgen presidiendo el templete, habiendo sido situado en el presbiterio del templo. Una eucaristía ha servido de marco a la bendición de esta pieza, lo que ha permitido además que los fieles hayan tenido la oportunidad de contemplar a ‘la del barquito en la mano’ de una forma más cercana a lo habitual.

En dicho acto, en el que estuvieron el alcalde, el presidente del Consejo de Hermandades y los representantes del rectorado de Consolación, entre otros asistentes, también participó el responsable del taller de restauración, Francisco Villarreal. Según explicó, el templete «requería una intervención profunda, y no solamente darle un baño de plata».

Así, a lo largo de los meses en los que se ha desarrollado el proyecto, se ha procedido al desmontaje de la pieza, «cincelando a mano todos los trozos que faltaban en las cartelas, molduras,… habiendo sido soldadas al propio conjunto». Por su parte, en la bóveda del templete, que simula el cielo con la presencia del sol, la luna y las estrellas, se han realizado 13 estrellas nuevas para ocupar los espacios de aquellas que habían desaparecido. En cuanto a los varales, «se les ha aplicado un sistema para que los tubos o cañones no giren entre sí, y también se han realizado nuevas las ménsulas fundidas que le faltaban en los basamentos y capiteles».

Una vez concluidos los trabajos de reposición y restauración, el templete pasó a un proceso de pulido de todas sus piezas «para eliminar las marcas del tiempo, como abolladuras y arañones profundos». El trabajo culminó con un baño de plata a todo el conjunto, salvo a las cartelas, al sol, a la luna y a las estrellas, que fueron pulidas en su color de metal dorado, como eran primitivamente.

La intervención de Villarreal en el santuario de Consolación se produjo al finalizar una eucaristía en la que el rector del templo, Joaquín Reina, agradeció la dedicación por parte del taller de orfebrería. Además, habló de todos los «templetes» que ha tenido la Virgen a lo largo de su historia, refiriéndose a las personas que han tenido una vinculación especial con Ella. «Cuántos templetes vivos han venido a lo largo de la historia y se han llevado a la Virgen para decir que aquí hay un consuelo, una esperanza y una verdadera ilusión, que es el amor de esta Madre», dijo el presbítero, quien animó a los asistentes a «ser el templete vivo de la Virgen de Consolación».

A partir de ahora, el templete podrá contemplarse en la sacristía del santuario, donde permanecerá en exposición permanente, albergando en su interior el simpecado de la patrona. Por el momento no está previsto que vuelta a situarse en el retablo, al ser un elemento anacrónico, toda vez que precisamente hace pocos meses se recuperaba la antigua peana del camarín.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *