Estrella sublime

Estrella sublime

Siendo el 15 de septiembre de 1962, amanecía el sol con luz propia, anunciando un  nacimiento con valor histórico. Con ella, se transforma la vida corriente de mi familia cobrando plenitud extraordinaria. Nace la hija primogénita de un matrimonio a la medida del sueño De Dios, donde el Amor conyugal es la melodía de hilo musical de nuestra historia.

Nuestra hermana mayor abrió pronto sus grandes ojos verdes, cuando la miras y sonríes te iluminan sin igual. Llegó como un pan bajado del cielo, el pan de la alegría, la inteligencia y el amor. Aprendió a disfrutar la vida desde el minuto uno. Con la sonrisa por bandera, es el baluarte de mi familia. Nos abrió el camino y el rumbo a sus queridas hermanas, conformando como frutos el maravilloso jardín del matrimonio de nuestros padres. Su vocación es la familia, lo borda y lo hace en tres tiempos en uno.

Con Ella, pasado, presente y futuro se funden en un sólo tiempo: -Presencia. Con la estela de esperanza y alegría que genera e irradia, es y hace presente toda la Belleza que hay en la vida. Vive en el mundo y tiene los pies enraizados en el suelo de un gran árbol con firmeza y su espíritu escala por las ramas de frondosos olivos que contemplan el Cielo abierto, perplejo con su obrar. Todo lo que toca lo vitaliza y embellece. La tierra y la agricultura le apasiona y la cuida cual tesoro a custodiar. Ella es palacio, recibiendo a su esposo con alianza de Amor que porta, da a luz a cuatro hijos que brillan como joyas de la corona.

Su lema es la unión familiar y el sentido de pertenencia a ella, el tesoro más valioso a cuidar, cultivar y engrandecer, Marián ha crecido como árbol que al nacer sirve con su savia, los árboles de sus hermanas con una Vitalidad que no se acaba en la familia, más allá atrae y riega como agua viva a los mejores amigos del mundo, a quienes también conduce y atrae a las marismas del puerto celestial.

– Ojos verdes,
serenos como un lago
Ojos verdes,
esperanza que apunta alto,
60 velas hoy izamos,
contigo a bordo el mundo abrazamos. –

Y el Cielo que en ti se recrea por tan fecunda Belleza, celebra el nacimiento de la primogénita, hermana, esposa y madre, y del tiempo reina, por su sabia travesía y rumbo que a los suyos nos  muestra, despertando a ritmo de guitarra despertando con arte y compás de guitarra, la alegría de vivir en nuestra tierra. Tierra en la que somos criaturas y herederas de la morada eterna.

Siempre así, Hermana, capitana, y del Amor maestra, artesana que compones la música de fiesta. Felicidades con amor.

Consuelo Gutiérrez Báez, tu hermana (hijas de José Luis Gutiérrez Cuéllar)

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.