Utrera, sus tradiciones y el autismo

Llegó el 15 de agosto, otra de las grandes tradiciones en Utrera. Cada año, desde pequeños nos veníamos de la playa para acompañar a mi abuela a pedir sus tres deseos. Al cabo de los años, como madre intentas inculcar a tus hij@s lo mismo, las campanas resuenan, la iglesia nos llama, llegó la hora y PUM todo se desvanece, llega esa mirada de angustia, el corazón palpita más rápido, nada ha servido, ni los preparativos, ni sus terapias, nada.

Nos resignamos, no vamos, desde casa pediremos nuestros deseos, lo abrazo, lo calmo y PUM llega otra vez y otra.

Que pena, otra tradición más que mi pequeñ@ se pierde. Pronto se repetirá, llegará la ansiada feria, nos permitan ir un día con la música baja y a que malas horas, hasta el último día temiendo ese PUM.

Ya no hablar de la cabalgata, Utrera es la reina, para mi peque día de ilusión y miedo, de sonrisa y angustia temiendo ese PUM.

Es muy duro educar a un@ pequeñ@ con autismo pero si lo sociedad colaborara sería mucho más fácil. ¿Quién los apoya? ¿Quién se preocupa por ell@s? La familia, porque solo con un acto al año en feria no es suficiente.

Basta ya de los PUM (como ell@s llaman a los cohetes) en cada evento, en cada romería, en cada Navidad y dejen disfrutar a todos los niños por igual.

Nosotros seguiremos intentando sobrevivir en este mundo donde los atípicos no son ellos sino esos PUM que nos limita, aísla y nos da tanto sufrimiento por nuestr@ hij@.

Aquí seguiremos agarrados de la mano, con fuerza y sin soltar a nuestra mascota que está igual asustada. Nos veremos en la feria con una gran sonrisa, en Reyes… pero con el corazón encogido teniendo la hora del PUM.

Mamá azul

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.