Un acto rendirá homenaje en Utrera a los republicanos que «defendieron la democracia frente al golpe fascista» de 1936

Un acto rendirá homenaje en Utrera a los republicanos que «defendieron la democracia frente al golpe fascista» de 1936

Como cada mes de julio, los colectivos republicanos organizan en Utrera diversos actos coincidiendo con el aniversario de la Guerra Civil de 1936. Uno de ellos es la plataforma ‘ReDpública’, que ha planteado dos convocatorias para este martes.

Según defienden los promotores de dichos eventos, este 26 de julio se cumplen 86 años «de la entrada en Utrera de las hordas militares y falangistas que vistieron de luto nuestra ciudad, después de que el día del golpe militar orquestado por los militares fascistas el 18 de julio fuera derrotado en Utrera por las fuerzas obreras y democráticas que se opusieron y lo hicieron fracasar, impidiendo que la Guardia Civil proclamara el bando militar dictado por el genocida Queipo de Llano». Por ese motivo, «en honor a estos defensores de la república, la democracia y la libertad, que durante una semana resistieron al golpe fascista», recuerdan cada año lo sucedido el 26 de julio.

En concreto, a las 10.00 horas está previsto un acto en la plaza de Gibaxa para rendir homenaje «a los utreranos defensores de la democracia y de la república». Posteriormente, a las 11.00 horas, los focos se centrarán en el cementerio, con una ofrenda floral «a los asesinados por el fascismo».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “Un acto rendirá homenaje en Utrera a los republicanos que «defendieron la democracia frente al golpe fascista» de 1936

  1. Cyrano de Utrera dice:

    La Ley de Memoria Histórica, ahora Democrática, parte de un mito: que la Segunda República fue un régimen democrático, pacífico y libre. No fue así. Desde su origen, el golpe de Jaca (1930), fue dejando un reguero de víctimas.
    «Todo aquel que se oponga de palabra o por escrito, que conspire o haga armas contra la república naciente, será fusilado sin formación de causa».
    En pocos años (1931-1936) el «todo aquel» se generalizó de tal forma que fueron señalados como «enemigos de la República» los afiliados a un partido conservador, los militares, la prensa de derechas, feligreses, estudiantes de colegios religiosos o los llamados, así en general, «desafectos» con el régimen. Años de latrocinio, fraude electoral, atentados, destrucciones de patrimonio histórico y cultural, un golpe revolucionario en 1934 (obra el socialista Indalecio Prieto), crímenes y violencia que se desbordaron en el verano de 1936 con el asesinato de José Calvo Sotelo.

    La Segunda República «había degenerado en un régimen bárbaro, salvaje, criminal y, por supuesto, tendente a hacer lo mismo que había pasado en la URSS». Estos republicanos «egregios» acaban aborreciendo la deriva del régimen republicano y ensalzan a Franco como «el restaurador del orden y la civilización».

    Unamuno, Pío Baroja, Clara Campoamor, Ortega y Gasset, Julio Camba o Gregorio Marañón denuncian la violencia desenfrenada del Frente Popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.