El sacerdote Juan Luis Rubio, motor del cambio de la parroquia de Santiago el Mayor

El sacerdote Juan Luis Rubio, motor del cambio de la parroquia de Santiago el Mayor

Corría el mes de septiembre de 2015 cuando comenzaron a soplar nuevos y renovados aires en la parroquia de Santiago el Mayor, uno de los templos más señeros e importantes de Utrera. La feligresía acogía la llegada del nuevo párroco, un enérgico y simpático sacerdote, que aterrizaba en la ciudad para revitalizar un templo que estaba en muy malas condiciones, tanto arquitectónicas como en el corazón de su día a día. Desde entonces, ha discurrido algo más de un lustro, y Juan Luis Rubio Lora ha conseguido ganarse el corazón de muchos utreranos hasta el punto de que él también se ha convertido en cierto sentido en un utrerano más.

«Es muy sencillo sentirse de Utrera sin ser de Utrera y yo lo he experimentado en primera persona desde que llegué», explica el propio Juan Luis, quien asegura que, «bajo mi punto de vista, el utrerano es una persona muy abierta a los demás por propia naturaleza, y a mí me han acogido de manera excepcional».

El actual párroco de Santiago nació y se crió en el sevillano barrio de Nervión, aunque al ser la localidad natal de sus padres, ha estado y sigue estando muy vinculado a Villanueva del Río y Minas. «Nunca olvidaré aquellos viernes en los que mis padres esperaban a que saliera del colegio para marcharnos al pueblo, donde disfrutaba de la niñez con mucha más libertad, allí los niños jugábamos en las calles hasta que se hiciera de noche», cuenta Juan Luis, quien cada vez que puede se sigue escapando a Villanueva, donde actualmente viven sus padres.

A pesar de estudiar el Bachillerato de Ciencias Puras, Juan Luis comenzó la carrera de Historia, ya que siempre ha sido un enamorado de la materia y en especial del patrimonio. Cuando tenía 23 años decidió darle un giro radical a su vida e ingresó en el seminario, simultaneándolo en principio con sus estudios universitarios. El sevillano reconoce que, «en un primer momento, la noticia de que había ingresado en el seminario cayó como una bomba en mi entorno, principalmente porque no se lo esperaban, aunque ya después poco a poco lo fueron entendiendo». Y es que Juan Luis siempre ha sido una persona independiente, con una personalidad muy marcada, y que confiesa que «nunca en mi vida me he sentido influenciado por nadie a la hora de tomar mis decisiones».

En 2004, con apenas 29 años, Juan Luis fue ordenado sacerdote, llegando a Arahal para ejercer como coadjutor durante únicamente un año. Poco después recaló en la ciudad de Carmona, donde ejerció su sacerdocio durante una década, para finalmente llegar a Utrera en 2015, ciudad a la que ya le une un sentimiento muy profundo.

Juan Luis se encontró con numerosas dificultades a su llegada, entre ellas la más importante el mal estado de conservación en el que se encontraba un templo de la importancia y la historia que tiene Santiago. «Literalmente la iglesia se estaba cayendo a pedazos y nos preocupaba especialmente el estado de la cúpula, que pensábamos que se podía llegar a hundir», explica el párroco, quien matiza que, además de encontrar un edificio con muchos problemas, «la comunidad religiosa tampoco atravesaba por sus mejores momentos».

Poco a poco, siempre con una sonrisa, pero también con firmeza cuando la situación lo requiere, Juan Luis Rubio ha sido capaz de revertir estos y muchos otros problemas, ha llevado a cabo numerosas acciones y obras para mantener y mejorar la iglesia, a pesar de las dificultades que supone la falta de presupuesto y la cantidad de trámites burocráticos que hay que llevar a cabo para emprender cualquier trabajo en Santiago, tarea que le ocupa una ingente cantidad de tiempo. Además, gracias a su implicación, el templo es en la actualidad un auténtico hervidero de actividades de asociaciones, hermandades y diferentes grupos de trabajo. «Si tú haces y propones cosas, la gente termina respondiendo y por eso ahora en Santiago siempre hay alguien pidiendo o devolviendo una llave, eso significa que la parroquia está viva», afirma.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

2 comentarios en «El sacerdote Juan Luis Rubio, motor del cambio de la parroquia de Santiago el Mayor»

  1. M Carmen Cerviño dice:

    Paisano y muy querido también en su pueblo, cariñoso servicial siempre tiene una sonrisa permanente para todos. Nos alegramos de ese reconocimiento

    1. Juan Fuentes dice:

      POR FAVOR, CUANDO HABLÉIS DE DON JUAN LUIS, DECIR SIEMPRE QUE ES UN CURA MUY MALO, PORQUE COMO SE ENTEREN EN EL PALACIO ARZOBISPAL Y LO QUE NO ES PALACIO (QUE ES EL PEOR…..) QUE AQUÍ ES MUY QUERIDO, SE LO LLEVAN DE UTRERA. SEGURO SEGURO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.