Curro Durán, presto para la alternativa

Curro Durán, presto para la alternativa

Una oreja paseó el diestro utrerano Curro Duran de la complicada y desigual novillada de Bellavista, Mario Navas dio una vuelta al ruedo y Marcos Linares fue ovacionado

Manuel Viera

Siete años le han trascurrido a Curro Durán desde su presentación como novillero en la Maestranza en 2015. En la temporada de 2016 volvió al ruedo maestrante, y en la noche de este jueves sumó su tercera vez. Entre medio, años de lucha, de graves lesiones y largas estancias en México en busca del soñado triunfo. El esfuerzo por conseguir su ansiado objetivo no se le puede negar. Lo ha dado todo en el ruedo a cambio de una oreja que le ha de devolver la ilusión. Hacer realidad el sueño de una alternativa que se le está haciendo esperar demasiado.

Esta vez tenía un reto mayúsculo para conseguir objetivos. Le urgía darle una vuelta de tuerca a lo posible. Y se la ha dado a base de ganas, de un gran esfuerzo, un aprendido oficio y una firmeza fuera de toda duda para doblegar unas acometidas que no entienden de deseos. Da cierta alegría observar la ilusión saturada de posibilidades. La desnudez de una obsesión por el necesario triunfo aquí conseguido.

El diestro utrerano ha sabido esperar que llegue el día. Ese día en el cual el toreo parece fluirle por un instante. El inicio de faena, genuflexo y mandón, al brusco y complicado primer utrero de Bellavista, marcó una lidia a derecha firme y templada. También el natural recorrió largo la desigual embestida. Tras una contundente estocada fue ovacionado.

Las encastadas acometidas del cuarto transmitían emoción a los tendidos. No fue fácil someterlas al temple de una muleta arrastra que viajaba larga hasta finalizar con el obligado pase de pecho. La faena, desigual, tuvo momentos de ligazón con ambas manos con las que atisbó el concepto clásico de sus formas. Quizá le sobró minutaje por aprovechar el pasodoble que también se hizo esperar. Una nueva estocada bastó para tumbar al utrero y conseguir un apéndice que le supo a gloria. Curro Durán está puesto y dispuesto para tomar la alternativa. En la próxima Feria de Consolación de su ciudad natal tiene la oportunidad de hacerla realidad.

Marcos Linares tuvo muy pocas opciones para lograr comunicar su toreo a través de unas formas capaces de resaltar el buen gusto de su toreo y su capacidad para ejecutarlo. También complicado fue el segundo, un novillo tardo en los engaños y de una manifiesta sosería. Brindis al cielo. ¡Ay, Emilio Moreno, cuánto se te recuerda!  Toreó despacio por instantes, sobre todo al natural, hondo y acompasado, y dejó detalles de torería ante un animal que no le embistió. Tras la estocada le ovacionaron.

El quinto fue un manso rajado en los inicios de faena sin ninguna opción para el linarense. Breves intentos sin nada que lograr. Con un espadazo en las tablas lo mandó al desolladero.

Quizá el más claro de la complicada y desigual novillada de Clotilde Calvo fue el tercero. Un novillo con cierta calidad en su embestida al que Mario Navas toreó con gusto a la verónica para brindar después una faena de momentos, de detalles, tanto con la derecha como con la izquierda. Ligó muletazos diestros despaciosos y trazó algún que otro natural notable. Sobre todo, el epílogo de frente con la izquierda para finalizar la lidia tuvo sabor. Hundió media espada, le pidieron la oreja y se tuvo que conformar con dar la vuelta al ruedo.

Muy complicado fue el sexto. Otro novillo que mostró sosería y se defendía de los engaños con clara muestra de mansedumbre. Los intentos del vallisoletano fueron nulos. Media estocada le bastó para finiquitarlo.

Plaza de toros de la Maestranza. Sexta y última novillada de abono. Sevilla 30 de junio de 2022. Un cuarto de plaza 

Novillos de Buenavista, muy desiguales de presentación, algunos parecieron erales, sosos, flojos y complicados. Destacó el tercero, Noble y con calidad en la embestida. El primero de acometidas bruscas y desiguales; tardo y soso el segundo; encastado el cuarto; manso rajado, el quinto; manso sin calidad el sexto.  

Curro Durán, de fucsia y oro. Saludos y oreja.
Marcos Linares, de rosa palo y oro. Saludos y saludos.
Mario Navas, de azul y oro. Vuelta al ruedo tras petición y silencio.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.