«Quiero devolverle a Utrera al menos una parte de todo lo que me ha dado»

«Quiero devolverle a Utrera al menos una parte de todo lo que me ha dado»

Javier Aguilar afronta su primera Semana Santa como presidente del Consejo de Hermandades con cofradías en la calle

En octubre de 2020, Javier Aguilar evitaba una complicada crisis en el Consejo Local de Hermandades y Cofradías, que se encontraba sin nadie que estuviera dispuesto a tomar el timón. El utrerano daba un paso adelante para presidir esta entidad que se encarga de gestionar todas las cuestiones que tienen que ver con las hermandades de la ciudad. Casi dos años después, y con una pandemia de por medio, Aguilar y el resto de componentes de la junta superior del Consejo afrontan su primera Semana Santa con cofradías en las calles.

-¿Se está arrepintiendo de haber dado el paso para ser presidente del Consejo por todo lo que ha tenido que vivir desde entonces?

Es una labor que había que hacer, di el paso de presidir el Consejo principalmente porque pensaba que Utrera no se merecía que hubiera una gestora. Lo que quería era poder devolverle a Utrera un poquito de lo mucho que a mí me ha dado esta ciudad y sus cofradías. He recibido mucho de las hermandades.

-¿Es el trabajo de presidente del Consejo el menos agradecido en el mundo de las hermandades?

El trabajo de un presidente del Consejo, y más con las particularidades que tiene Utrera, la verdad es que es complicado. En el momento de dar el paso para presidir el Consejo hablé largo y tendido con mis antecesores en el cargo y yo me planteé que quería hacerlo de una manera distinta. Quería ser el presidente del Consejo, pero no el que hiciera todas las cosas del Consejo. Por eso cuando formé el equipo no estaba buscando una reunión de amigos, sino un grupo de personas válidas. Soy un afortunado porque tengo un equipo magnífico, que están trabajando de una manera extraordinaria y los resultados van llegando poquito a poco, como por ejemplo el buen balance que conseguimos gracias a la exposición que se realizó en 2021.

-¿Nota que las hermandades van todas a una en Utrera?

Creo que el Consejo de Utrera tiene que hacer un cambio importante en sus estatutos, porque no es normal que la junta superior tenga solo un voto, cuando está compuesta por cuatro personas. Lo ideal sería que la mesa permanente del Consejo tuviese un poco más de soltura para hacer las cosas y tomar decisiones. Es difícil en estos tiempos encontrar grupos de personas para trabajar en las hermandades. Para mejorar el funcionamiento creo que tendría que estar más equilibrado el peso de la mesa permanente.

-La principal fuente de conflictos ha sido siempre la carrera oficial…

Para mí no debe ser tan difícil, la clave es preguntarle a los hermanos mayores qué es lo que quieren, y a partir de ahí ir construyendo e intentar armonizar y posteriormente hacer la propuesta. Este año se han podido reubicar todas las personas que estaban en la plaza de la Constitución y se ha ampliado el aforo de la plaza del Altozano en más de 100 personas. La verdad es que ha tenido muy buena aceptación y está todo el mundo muy contento.

-¿El diseño de la carrera oficial de este año es ya el definitivo?

Hemos decidido que lo que está ya se va a quedar de manera definitiva. El diseño actual se va a quedar, pero tenemos que estudiar las posibles ampliaciones, porque no es cuestión de gustos personales, sino de posibilidades. La carrera oficial no es un asunto que dependa de manera exclusiva del Consejo, hemos tenido muchas reuniones con el Ayuntamiento desde el pasado mes de octubre para ejecutar lo que se va a poner en marcha este año.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *