La cruz de carey, plata y nácar de Jesús Nazareno, una joya del patrimonio cofrade de Utrera que vuelve a lucir como nueva [IMÁGENES]

La cruz de carey, plata y nácar de Jesús Nazareno, una joya del patrimonio cofrade de Utrera que vuelve a lucir como nueva [IMÁGENES]

La pieza, una de las mejores de España en su estilo, se encontraba en bastante mal estado, habiendo sido necesaria la intervención del IAPH

Es uno de los elementos más característicos de la iconografía de la imagen de Jesús Nazareno de Utrera y uno de los enseres de mayor riqueza de la Semana Santa de la ciudad. La cruz de carey, plata y nácar que el Señor porta sobre su hombro cada mañana de Viernes Santo ha regresado a la capilla de San Bartolomé tras el proceso de restauración a la que ha sido sometida durante los últimos meses.

Fue el pasado mes de octubre cuando la pieza era llevada por la hermandad al Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) para devolverle el esplendor con el que fue concebida hace más de tres siglos. Y ahora ha regresado tras haber solventado las importantes deficiencias que presentaba.

Una representación del equipo que ha intervenido en este proyecto se desplazó en la noche de este jueves a Utrera para participar en el acto de bendición de la cruz. Al frente de esta comitiva estuvo el jefe del Centro de Apoyo a la Administración Pública en Políticas Tutelares, José Luis Gómez, quien puso de manifiesto el trabajo multidisciplinar que se realiza desde la institución dependiente de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

La encargada de explicar las deficiencias que presentaba esta obra de arte fue la responsable técnica de Conservación y Restauración, Constanza Rodríguez, quien señaló el deterioro que la cruz tenía, especialmente en su zona central, fruto de las adaptaciones que ha sufrido con el paso de los siglos. También estaban en muy mal estado los pétalos de nácar, mientras que los huecos vacíos habían sido rellenos con resina, cera, cola,… Por su parte, los sistemas de anclaje contaban con clavos que no eran acordes para la conservación del enser, se apreciaban deformaciones del metal, pérdidas en las cantoneras, y el carey se encontraba abombado.

Otra de las personas que ha intervenido directamente sobre la obra ha sido Regla Sánchez, quien repasó las distintas fases del proyecto. Así, hizo referencia a la limpieza completa y a la retirada de los depósitos superficiales que tenía, así como a la eliminación de los elementos que eran ajenos a la cruz, como los clavos de hierro y latón. Posteriormente fue necesario analizar los 188 pétalos de nácar, para consolidarlos en el enser; y asentar el carey y la plata. A todo ello se ha unido la reposición de aquellas piezas que faltaban, aunque con un criterio diferenciador para poder contemplar claramente la parte original.

También estuvo presente en la capilla de San Bartolomé la historiadora del Arte, Valle Pérez, quien puso en valor el uso continuado de la cruz junto al Señor como uno de sus principales activos, al haber convivido durante los últimos más de tres siglos. Entre los profesionales del IAPH que han intervenido igualmente en la actuación se encuentra el jefe de Proyecto de Técnicas de Examen por Imagen, Eugenio Fernández; y la química Auxiliadora Gómez, además de otros.

En esta convocatoria participaron igualmente los historiadores utreranos Antonio Cabrera Carro y Pedro García González, que se encargaron de elaborar el informe que ha servido de base a la ejecución del proyecto por parte del IAPH. Este último destacó que la cruz de Jesús Nazareno se encuentra entre las tres mejores de su estilo en España, e hizo un repaso por los distintos elementos que integran esta pieza de autor desconocido. Por su parte, Cabrera habló del valor etnográfico y devocional que atesora esta joya, fechada entre 1682 y 1692.

El comisario del 425º aniversario de la imagen del Señor, Juan José Pardillo, ejerció de mantenedor de un acto en el que igualmente intervino el hermano mayor, Javier León. Él quiso agradecer la implicación de todas las personas que han intervenido en el proyecto y la colaboración de los devotos, al tiempo que se felicitó por el hecho de las próximas generaciones puedan seguir contemplando la cruz como resultado de esta restauración.

Finalmente, el párroco de Santa María de la Mesa y director espiritual de la corporación religiosa, Joaquín Reina, fue el encargado de bendecir la pieza. También tuvo palabras de gratitud hacia la hermandad, los historiadores y los trabajadores del IAPH.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.