- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

La carrera oficial de la Semana Santa de Utrera volverá a estar solamente en la plaza del Altozano e incorporará 38 palcos más

El espacio de tránsito obligado para las hermandades será nuevamente de doble sentido y elimina el paso por la plaza de la Constitución

La carrera oficial de la Semana Santa de Utrera vuelve al diseño con el que se planteó su emplazamiento en la plaza del Altozano. Este espacio de la ciudad será nuevamente el único de tránsito obligado para todas las hermandades, eliminando el tramo que discurría en los últimos años por la plaza de la Constitución.

Así lo ha acordado el pleno del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, que ha decidido la enésima modificación de la carrera oficial ante las quejas de las corporaciones religiosas. Así, se recupera el concepto con el que se diseñó este espacio en 2014, ciñéndose solamente a la plaza del Altozano. Y lo hará nuevamente con el doble sentido con el que se planteó en su momento, permitiendo que las cofradías accedan por cualquiera los dos extremos.

La supresión del tránsito de las hermandades por la plaza de la Constitución –establecido desde la Semana Santa de 2019- obliga a reubicar los palcos que actualmente existían ahí. Por ese motivo, está previsto incorporar 38 palcos más en el Altozano, lo que dará cabida a 304 abonados. De esta forma se contemplan los 222 que proceden del tramo de la carrera oficial que se ha suprimido y hay posibilidad también de atender la lista de espera que tiene el Consejo de Hermandades, con nuevas solicitudes.

Dichos palcos se ubicarán delante del banco Santander, donde se situarán 24, en cinco filas; ante las fachadas del bar Trebol’l y de Sánchez-Molero Arquitectura e Interiorismo, con una fila que contará con cuatro palcos; y en la zona amplia de la plaza del Altozano, entre el palquillo de autoridades y el banco Santander, con otros 10. Esos 38 palcos se unirán a los actuales 89, lo que suma un total de 127, cada uno con ocho plazas. En cuanto a las sillas sueltas que estaban disponibles cada año, desaparecen como tales para pasar a formar parte de los propios palcos y también podrán reservarse de manera individual. Está previsto que el proceso de solicitud de los palcos se ponga en marcha durante la primera semana de febrero.

A pesar de que la carrera oficial desaparezca de la plaza de la Constitución, el Consejo de Hermandades ha contemplado que se mantenga el vallado que se instalaba cada año, y que incluso queden engalanadas con colgaduras. De esta forma, las cofradías que decidan discurrir por allí se encontrarán ese espacio con un mayor realce.