- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Cambiar la iluminación LED de tu hogar u oficina. ¿Merece la pena?

La iluminación LED está muy presente en cada vez más hogares, oficinas y negocios de todo tipo. Este tipo de iluminación se presenta como una alternativa a la iluminación tradicional que trae consigo interesantes ventajas según los expertos. Lo cierto es que su venta ha crecido rápidamente en los últimos años, tal y como afirman desde Il-lumina y su tienda de iluminación, y por algo será.

Muchas familias y empresas se plantean si merece la pena cambiar toda su iluminación en sus hogares y oficinas por una iluminación LED. Lo cierto es que existen un buen número de razones para que así sea, como las que mostramos a continuación:

Iluminación más natural

Las bombillas LED tienen un Índice de Rendimiento Cromático (IRC), que se utiliza para describir el efecto que la luz natural tiene respecto a la luz del sol, de 80 sobre 100. Esto es un valor cercano al valor del sol, lo que permite afirmar que con la iluminación LED los colores se reflejan de una forma natural y realista y mejor que cualquier otra fuente de iluminación tradicional.

Ahorro energético

La sustitución de las luminarias tradicionales por lámparas LED permite a hogares y empresas ahorrar entre un 50 % y un 80 % en el consumo de energía por iluminación. Esto es posible porque las luminarias LED no desperdician el consumo de energía emitiendo calor, pues todo el consumo que realizan se destina a emitir luz. Tan solo debes encontrar la mejor iluminación LED para el dormitorio siguiendo los consejos que puedes encontrar en este artículo para comenzar a sustituir las viejas bombillas por lámparas LED en tu hogar.

Mejores para el medio ambiente

La tecnología LED es más ecológica que cualquier otra tecnología de iluminación. Esto es así porque no contienen mercurio y otros materiales tóxicos presentes en las bombillas normales. De esta forma cumplen con la normativa europea RoHS de sustancias contaminantes, además de que su proceso de reciclado es mucho más sencillo y respetuoso con el medio ambiente y los ecosistemas.

Menos emisiones de CO₂

La huella de carbono de las bombillas LED es inferior a la del resto de bombillas. Como son bombillas con un bajo consumo de energía su uso permite reducir las emisiones de CO₂ a la atmósfera generadas por la producción de energía. Esto es de vital importancia para las empresas, que pueden reducir su huella de carbono y mostrarse como empresas sostenibles que apuestan por la lucha contra el cambio climático.

Vida útil más prolongada

Las bombillas LED tienen una vida útil de hasta 50 000 horas, frente a las 2000 horas de las bombillas estándar. Esto supone un ahorro muy importante en la compra de bombillas a medio y largo plazo y por ello son perfectas para los hogares, pero también para las empresas que desean reducir costes en materia energética.

Como se puede apreciar existen muchos motivos que hacen que merezca la pena cambiar las bombillas tradicionales por luminarias LED en hogares y negocios. Una apuesta por un futuro medioambientalmente sostenible.

Gran variedad de colores cromáticos

La tecnología LED tiene un gran control cromático de colores, por lo que existe una gran variedad de colores disponibles que se combinan con diferentes LED, además de poder programarse para crear nuevos efectos visuales.

Por ejemplo, un LED blanco cálido puede mezclarse con un LED azul frío para crear una gama de colores diferentes. Añadiendo un LED verde, puedes crear una gama de amarillos y verdes. Este nivel de control del color no es posible con las lámparas tradicionales.

tra ventaja de las lámparas LED es que son muy eficientes energéticamente. Las bombillas LED utilizan una fracción de la energía de las bombillas incandescentes tradicionales, lo que las convierte en una opción más ecológica.

Lámparas LED más capacidad de respuesta y más rápida

Las lámparas LED tiene la capacidad de respuesta más rápida comparadas con las lámparas incandescentes. Además, las lámparas LED tienen un mejor control, es decir, pueden encenderse y apagarse muy rápidamente. Las lámparas LED consumen menos energía, tienen una vida útil más larga y son más respetuosas con el medio ambiente. Están disponibles en una amplia gama de colores y pueden atenuarse para crear diferentes estados de ánimo.