Fallece el cantaor ‘Chico de Utrera’, un protagonista y testigo directo de la edad de oro del flamenco

Fallece el cantaor ‘Chico de Utrera’, un protagonista y testigo directo de la edad de oro del flamenco

El mundo flamenco está de luto. Este viernes ha fallecido a los 88 años José María García Fernández, conocido como ‘Chico de Utrera’. Este cantaor fue protagonista y testigo directo de la edad de oro de este arte.

El velatorio está desarrollándose en el tanatorio Servisa de Utrera. En dichas instalaciones se celebrará este sábado 8 un responso, a las 10.45 horas, estando prevista posteriormente la incineración.

Atravesar las puertas del hogar de ‘Chico de Utrera’ era poner los pies en un auténtico santuario dedicado a la historia del flamenco de las últimas décadas. Los rostros inolvidables de artistas como Bambino, Lola Flores, Camarón de la Isla o Rocío Jurado parecían cobrar vida de nuevo y acompañaban la vida diaria de este utrerano que vivió en primera persona los años más importantes del flamenco, siendo uno de los protagonistas de la auténtica invasión andaluza que vivió el Madrid de finales de la década de los 60 del pasado siglo XX.

José María nació en la antigua calle ‘Escoba’ de Utrera -hoy Eduardo Dato- y muy pronto sintió en su interior la fuerte llamada del arte y de la música. Siendo todavía muy joven hizo sus primeros pinitos en una orquesta, para después comenzar a formar parte de cuadros flamencos que actuaban en casetas de feria y en El Rocío. En una de las paredes de su casa cuelga todavía el histórico cartel de un festival celebrado en Utrera en 1957, donde se anuncia su presencia en el elenco de artistas.

Como hicieron tantos artistas por aquellos años, José María tomó la decisión de trasladarse a vivir a Madrid en 1967, en un momento en el que la proliferación de tablaos y escenarios flamencos convertían a la capital española en una auténtica tierra prometida para los artistas. Torres Bermejas, El Café de Chinitas, El Corral de la Morería y El Duende eran algunos de los espacios en los que era posible ver a artistas de la talla de Gaspar de Utrera, Bambino, Camarón o Lola Flores. «Los dueños de los tablaos venían a Andalucía a contratar a los artistas, porque era en nuestra tierra donde estaba el verdadero arte», contaba el propio José María, hace pocos años en una entrevista en El Periódico de Utrera.

Con Juan Montoya comenzó a actuar por teatros de toda España, formando parte del inolvidable grupo ‘Los Canasteros’ -que anteriormente el utrerano había fundado con Paco Reyes y Manuel Molina-, con el que grabó tres discos, algunos de ellos en la prestigiosa discográfica catalana Belter. Aunque a la hora de recordar aquellos años, José María evocaba con especial cariño los escenarios y grabaciones que compartió con Miguel Vargas Jiménez ‘Bambino’: «para mí el que mejor ha cantado flamenco ha sido Gaspar de Utrera, y el mejor artista que ha dado nuestra tierra ha sido Bambino, que era en cierta forma como Curro Romero, que te podía dar noches de gloria y otras no tan buenas».

‘Chico’ y Bambino tuvieron una relación entrañable, hasta el punto de que Bambino fue el padrino de uno de sus hijos y ‘Chico’ guardaba en su domicilio numerosas fotografías de aquellos años, así como carteles de conciertos, recuerdos y portadas de discos en los que participó con el inolvidable Miguel. Otro de los artistas que no faltan en ese auténtico museo es Camarón de la Isla, quien el utrerano aseguraba que «durmió en mi casa cuando llegó a Madrid, teniendo sólo 17 años y sin ser todavía conocido» y precisaba que, «en aquella etapa, Bambino ayudó mucho a Camarón».

José María vivió de cerca las históricas noches en las que toda la sociedad madrileña estaba rendida ante el genio y talento de Lola Flores, a la que el público aplaudía en pie varios minutos seguidos cuando todavía no había ni comenzado a cantar. O aquellas veladas que se alargaban hasta altas horas de la madrugada y en las que, cuando José María estaba cantando en algún tablao, aparecía la inconfundible figura de Manolo Caracol, de quien aseguraba con la mirada iluminada que «siempre fue uno de mis referentes, al igual que lo fue de Camarón».

El utrerano fue capaz de abrirse camino en Madrid, una ciudad a la que se tuvo que adaptar con esfuerzo, ya que en los primeros años echaba de menos Utrera, aunque terminaría viviendo allí prácticamente cincuenta años y considerándola como su segunda patria. Recientemente volvió a su localidad natal, donde seguía rememorando aquella época gloriosa y en la que todos los enamorados del mundo del flamenco y de esa generación de artistas irrepetible que sentó la bases de lo que este arte es en la actualidad tenían la oportunidad de conocerla de primera mano gracias a los prodigiosos recuerdos de este utrerano de personalidad arrolladora, que atesoraba cientos de historias y anécdotas que no aparecen en ningún libro. «Nunca fui una estrella, yo iba acompañando a los artistas, hacía voces, bailaba y hacía un poquito de todo», decía con humildad José María.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “Fallece el cantaor ‘Chico de Utrera’, un protagonista y testigo directo de la edad de oro del flamenco

  1. Antonio dice:

    He conocido hace dos años al chico.,Me ha contado sus vivencias,y bueno hasta hace una semana lo he visto beber su vino en el Dialecto.Que es un honor haberlo conocido.Lo siento porque no lo veré más y no me hará nos hará reír,con su buen talante y persona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.