Las averías más frecuentes en los vehículos

Las averías más frecuentes en los vehículos

Los vehículos necesitan estar siempre a punto y someterse a revisiones periódicas para evitar cualquier avería que se pueda producir. A nadie nos gusta quedarnos tirados durante un trayecto o estar expuestos a un accidente. No hay nada mejor que ponerse en manos de un taller especializado que ofrezca servicios de reparación como este.

Por lo tanto, un buen mantenimiento del vehículo no solo se relaciona con su vida útil, sino también con la seguridad de aquellos viajan en el coche. Solo un buen profesional podrá hacer una revisión a fondo del nivel de agua del radiador, el líquido de transmisión, el aceite, los frenos, examinar las correas o revisar el depósito del limpiaparabrisas, entre otras acciones.

Dar respuesta a las averías más habituales en el vehículo

Normalmente, las averías en los vehículos se deben a la falta de mantenimiento, la edad media del coche o bien la necesidad de inversión para mejorar su rendimiento. Con el paso del tiempo, lo normal es que surjan problemas en la correa de distribución, el embrague o el radiador. A continuación, se enumeran algunas de las averías más frecuentes que nos pueden surgir.

La batería

La batería de un coche suele tener una vida media de entre 3 a 5 años aproximadamente, pero podemos saber si está en buen estado si los bornes tienen una tonalidad blanquecina. Asimismo, hay que prestar atención a las temperaturas frías, ya que podría descargarse con facilidad.

La centralita del motor

No cabe la menor duda de que la centralita es de vital importancia para el correcto funcionamiento del vehículo. Hay algunas que duran toda la vida, pero si el coche da tirones o no se para inmediatamente, debemos buscar una solución para que estos fallos no vayan a más.

Los neumáticos

Una de las averías más frecuentes en un vehículo se debe a que los neumáticos no están en buenas condiciones. El reventón en la cubierta es bastante habitual, a pesar de que es un elemento clave para la seguridad. El desgaste del dibujo, cuya profundidad debe ser de 1,6 mm como mínimo, así como la presión correcta son dos factores a tener en cuenta.

La fuga de aceite

El aceite del motor tiene una misión muy importante, de hecho, su pérdida podría suponer un grave problema que afectaría a la mecánica en general del vehículo. Por dicho motivo, si se observa aceite en el suelo o el nivel es muy bajo, lo mejor es llevarlo al taller mecánico. Lo normal es que se encienda un testigo que indique que el nivel del aceite no es el adecuado.

El tubo de escape

Es muy normal en la revisión de la ITV que nos echen atrás el vehículo a causa del tubo de escape. Normalmente, esta pieza suele durar unos 130.000 km, por esta razón, es necesario observar si hay roturas o grietas, porque el ruido del coche será diferente. 

En definitiva, estas son algunas averías muy habituales en nuestro vehículo, así como otras tantas, que podríamos seguir enumerando. No obstante, según el fabricante y el modelo, en cuestión, podemos encontrar vehículos más resistentes por su mecánica, y otros, que están expuestos a mayor número de incidencias.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *