- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

El 58% de los ciclomotores circulan por Utrera con la ITV caducada

La Policía Local continúa con una campaña de vigilancia para frenar comportamientos irregulares por parte de los motoristas

Más de la mitad de las motos que circulan por las calles de Utrera lo hacen con la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) caducada. Así lo ha señalado el Ayuntamiento, citando los llamativos datos que maneja la Policía Local.

En concreto, el 58,4% de los ciclomotores recorren la ciudad sin tener dicho documento en vigor, mientras que en el caso de las motocicletas se sitúa en el 54%. En este caso, además, es llamativo cómo el registro se ha incrementado a lo largo de la pandemia, ya que antes del inicio de la crisis sanitaria eran el 42,5%.

Para intentar poner fin a esta situación, los agentes de la Policía Local mantienen estos días una campaña de vigilancia y control. Hasta el 27 de septiembre están inspeccionando de manera especial que los vehículos hayan pasado la ITV y que no tengan el tubo de escape modificado. Son muchos los utreranos que se queden de las molestias que ocasionan los ciclomotores y motocicletas cuando circulan habiendo sido manipulados técnicamente.

Así, en los controles policiales se comprueba que los vehículos llevan tubo de escape original y, si han sido sustituidos, que están homologados. En los casos en que se detecten posibles irregularidades, se procede a proponer para sanción a los respectivos titulares por infracción por realizar una reforma de importancia no autorizada.

También se comprueba si han pasado la ITV correspondiente en plazo y la utilización del casco por parte de los usuarios de este tipo de vehículos. En cualquier caso, no se descuidan otros aspectos como los adelantamientos antirreglamentarios y excesos de velocidad, que constituyen los principales factores de riesgo y la mayor parte de las infracciones cometidas por los motoristas.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Antonio Villalba, ha explicado que «el objetivo de la campaña es concienciar a los titulares de los vehículos de la necesidad de mantener los niveles de emisión de ruido dentro de los límites establecidos en la normativa, evitando así producir efectos nocivos y molestos sobre las personas que lo soportan». Asimismo, «se hace necesario garantizar la seguridad de los vehículos que circulan por nuestras vías, tanto para los titulares como para el resto de los conductores, peatones y usuarios de las mismas, con la finalidad de invertir la tendencia al alza de la alta siniestralidad y de la importancia de respetar las normas de seguridad vial».