La historia del utrerano José Hidalgo ‘El Bocaíto’, que estuvo casi dos décadas en la tienda de ultramarinos de Benavides

La historia del utrerano José Hidalgo ‘El Bocaíto’, que estuvo casi dos décadas en la tienda de ultramarinos de Benavides

Hubo un tiempo en el que lo que hoy es la avenida María Auxiliadora era auténticamente una vereda, donde todavía no había llegado el asfalto y el entorno estaba lleno de corrales donde se criaban vacas, toros y existían incluso pequeños huertos donde los vecinos cultivaban sus hortalizas. Años en los que todavía no existían barriadas como Coca de la Piñera o Muñoz Grandes. Una Utrera que vivió en su niñez José Hidalgo Sánchez, conocido de manera cariñosa en Utrera como ‘El Bocaíto’.

Precisamente fue en la zona de La Vereda donde nació este genuino utrerano, hijo de un especialista en el mundo de la siembra, en la venta de cisco y de carbón. José tuvo que enfrentarse en su niñez a una dura enfermedad, la pleuresía, que lo obligó a estar hospitalizado durante dos años en Sevilla. Tras superarla, como tantos niños de la época, con sólo nueve años tuvo que comenzar a trabajar, en primer lugar con su abuelo sembrando maíz detrás de Consolación. Se iniciaba así un camino profesional muy fructífero, que iba a durar prácticamente ocho décadas y que llevaría a este utrerano por innumerables tareas. «He trabajado desde los 9 a los 84 años, me jubilé el año pasado y la verdad que ya echo de menos trabajar», cuenta el propio José.

Tras trabajar elaborando cuerdas y sogas con unos gallegos en diferentes cortijos de Utrera, José comenzó a ocupar el puesto de trabajo que recuerda con más cariño a lo largo de su vida. Tenía sólo 14 años cuando inició su camino en la famosa tienda de ultramarinos de Benavides que se encontraba en la calle Perafán de Rivera. Un lugar que era un hervidero de vida, en tiempos en los que todavía no existía el concepto de los supermercados y todas las personas compraban en estas tiendas, donde José se encargaba de despachar y de llevar los pedidos a muchos domicilios. «He tenido muchos trabajos en mi vida, pero la tienda de ultramarinos es lo que recuerdo con más cariño, donde además conocí a muchas familias importantes de Utrera», recuerda José, quien estuvo en este puesto de trabajo durante casi dos décadas. Años en los que, tras un fogoso encuentro con una joven que le mordió besándole más fuerte de la cuenta en su labio inferior, surgió el apodo con el que lo conoce mucha gente en Utrera, ‘El Bocaíto’.

Posteriormente trabajó en la famosa firma Kimber como tractorista en diferentes haciendas y cortijos de la provincia de Sevilla, de albañil, fue chófer de Isidoro Peña y también ocupó su lugar en otra famosa empresa utrerana como fue ‘Cash Matos’. Por último, cuando ya se había jubilado, estuvo más de 20 años como asistente y hombre de confianza del notario utrerano José Montoro.

Una vida laboral frenética, plagada de historias y todo tipo de anécdotas, que ha plasmado en un pequeño libro que José Hidalgo ha escrito recientemente, donde trata de resumir su vida y que ha entregado a muchos de sus conocidos y familiares. Un trabajo que asegura que «ha contado con opiniones muy favorables, a la mayoría de la gente les ha gustado».

Tras años de mucha actividad, ahora José disfruta de su tiempo libre leyendo noticias, manejando su ordenador, charlando con los amigos o jugando al ajedrez. Cuando mira hacia el pasado recuerda los años en los que acompañaba al paso de la Virgen de los Dolores y se encargaba de mantener encendidas sus velas, algo que explica emocionado que «es imposible de olvidar». Un utrerano que al viajar en el tiempo dice convencido que «echo de menos el respeto y el cariño que antes había hacia las personas mayores».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *