- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Más País muestra su desacuerdo por el «apoyo institucional» del Ayuntamiento de Utrera al encuentro andaluz de escuelas taurinas

Más País Utrera ha mostrado su «perplejidad y desacuerdo» por el «apoyo institucional» del Ayuntamiento a la celebración en la localidad del encuentro andaluz de escuelas taurinas. Está previsto que se desarrolle del 8 al 12 de septiembre, con diversas novilladas.

Esta formación política considera que el Consistorio utrerano está apoyando «sistemáticamente a una práctica que, aunque considerada ‘cultural’, no supone más que el perpetuar una actividad cruel en el que el dolor y el sufrimiento gratuito se expone al público». A juicio de Más País, «habría que estudiar las consideraciones sobre las cuestiones económicas que rodean a la tauromaquia, como es el apoyo de las instituciones y los supuestos beneficios de una práctica sangrienta amparada en un más que discutible concepto de actividad cultural». Consideran «necesario» advertir que «el fomento de la tauromaquia entre los más jóvenes no es precisamente un buen camino. Exponerlos y facilitarles el acceso como participantes o espectadores a un espectáculo en el que la sangre, el dolor y el sufrimiento de un animal es el objeto del mismo no pensamos que sea el mejor camino para forjar a los futuros participantes en una sociedad democrática y respetuosa con nuestro medio».

Desde Más País explican que en el reglamento de escuelas taurinas de Andalucía se recoge un mínimo de 12 años para participar, mientras «el Comité de los Derechos del Niño, que evalúa el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), recomienda que el Estado prohíba la participación de niños menores de 18 años como toreros y como espectadores en espectáculos de tauromaquia».

Así las cosas, esta formación considera que «no sostener de forma oficial no significa prohibir, pero permitirá que las próximas generaciones vean desde la perspectiva del tiempo lo que supone mantener un espectáculo de crueldad y barbarie». «Reivindicamos el fomento de toda práctica cultural que eduque y forme, que nos haga ciudadanos libres y respetuosos, con criterio y capacidad crítica, y no con aquellas que saque lo peor del ser humano», afirman.