- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Marionetas de internet…

Yo soy Beatriz García Palacio y vivo en Utrera (no escondida en Utrera) hay un pequeño matiz ahí… Han intentado agraviarme, injuriarme y hasta han publicado una foto mía en mi casa sin permiso en redes sociales (de las que carezco) lo cual todo ello es delito. Digo que lo han intentado porque para nada lo han conseguido. Es más fácil delinquir detrás de un móvil ¿verdad? ese perfil de gente con mucho tiempo libre y vida vacía que disfrutan desacreditando, mintiendo, enredando y buscando venganza porque tiene demasiado odio dentro. Esta carta la escribo como reflexión a lo que estamos llegando.

La impunidad de las redes sociales, una golosina para los pobres de mente y alma. Lo siento por aquellas que pensaron «la vamos a destruir». Qué poco me conocéis jejejeje, porque eso no cuaja en mí. Dicen esas sabias escritoras de Facebook, entre tanto que dicen, que soy una maltratadora de animales. Vinieron a mi casa a comprobarlo (lo cual agradezco) y se dieron cuenta del error y me pidieron disculpas. A ver si al final me culpan también del pobre guacamayo robado de Hakuna Matata. Quien me conoce sabe quien soy y quien me juzga sin conocerme no me merece la pena… Ahora reflexiono y lo entiendo, las redes sociales son ‘oferta y demanda’ ¿verdad? El minutito de gloria, donde unos compiten exhibiéndose y otros exhibiendo esas vidas falsas maravillosas que jamás tendrán. Y claro… otros observando y practicando el voyerismo activo a golpe de ‘me gusta’, ‘te sigo’ o poniendo su granito de arena en aquello que ni conocen. Pero quién va a resistirse a tirarse en la piscina de los cybermentirosos llena de gente con poca estima dispuesta a sobresalir y opinar sin saber… y al precio que sea claro. Mejor inventar que averiguar y siempre está ese famoso derecho a la libertad de expresión que es lo que estoy ejerciendo yo ahora mismo. Y ya puestos a mentir a ver quién miente más. Pobres almas… Las redes sociales se han convertido en el espacio perfecto para los mediocres, los que no tienen un punto de vista propio y van como borregos unos detrás de otros. Un apunte que os hago a estas ilustres publicadoras, todas esas herramientas son solo paños de agua tibia para mí que soy una mujer a la que le importa muy poco vuestros rencores y lo que los demás piensen o digan de mí. Es cuestión de madurar, de tener personalidad, autoestima, de tener una vida plena y yo voy sobrada de todo eso. Estos ataques es el precio que he pagado por alejar de mi vida a una persona tan toxica como desequilibrada. Pero salgo ganando siempre. A este tipo de gente le sube la adrenalina cuando la lían, tienen práctica y yo lo sé… no es la primera vez que lo hacen ni será la última, al centro de recuperación 70 huellas y a la tita Mari la intentaron destruir también. Qué felices sois calumniando y cuanto mayor es el ataque y más gente entra en él, mejor (se me viene a la cabeza las manadas de hienas de los documentales de La 2).

Internet se ha convertido en el engaño por norma, por desequilibrados, por placer físico y emocional y sobre todo porque dejaría de ser interesante si no hay carnaza. Lugar lleno de reincidentes en embustes, en bucle que cuanto más grande se hace mejor se sienten…. Me acuerdo ahora de Pérez-Reverte.

-¡¡¡Iros todos al carajo!!!, decía en su obra clásica ‘Hombres buenos’, os la recomiendo. O no… La verdad es que no me importáis ni mucho ni poco ni nada. Eso sí, la gente pobre y vacía no existe sin el engaño y ahora vivís una época dorada porque con un solo móvil tenéis el paraíso y en todos los sitios sois grandes…

Felicidades y sobre todo GRACIAS por hacerme reír y sentirme tan bien, tan famosa y tan estupenda ¿a quién no le gusta su momento de gloria y ser una marioneta de vida vacía? Placer de placeres.

Gracias a Marisa, Jaime y Tere, a Consuelo mi vecina y a Kika que siempre esta ahí.

Beatriz García Palacio (el personaje de la «lista negra»)