Regar plantas en vacaciones: trucos e inventos

Regar plantas en vacaciones: trucos e inventos

Con los meses de julio y agosto llega uno de los momentos más esperados por cualquier persona: las vacaciones. Toca pensar en un destino, preparar las maletas, poner a punto el coche, hacer las reservas… Y justo a la hora de salir, surge una pregunta: ¿qué va a pasar con las plantas?

Seguramente no sea la primera vez que te haces esa pregunta. Y probablemente sea porque algún verano has vuelto a casa y has encontrado todas las plantas sedientas, secas e irrecuperables. Afortunadamente hay solución: solo hay que seguir los consejos de la Floristería Telerosa para regar las plantas en vacaciones de manera sencilla y económica.

Cómo regar las plantas en vacaciones

Como habitualmente se está en casa y no hay problemas para regar las plantas de interior o el jardín, la mayoría de personas no cuenta con sistemas de riego automático. Obviamente, esto también es por el gran desembolso económico que esto supone, de manera que tampoco es una opción para las semanas de vacaciones.

¿Se puede entonces regar estando en vacaciones? Lo cierto es que sí. Profesionales como los especialistas en plantas de la Floristería Telerosa ofrecen una serie de inventos y trucos para que las plantas puedan llevar bien las altas temperaturas mientras no hay nadie en casa.

La botella boca abajo

Sencillo, económico y seguro. Este método se puede hacer en casa con materiales que seguro que hay en todas las despensas. Basta con cortar el culo de una botella de refresco grande y ponerla boca abajo a unos centímetros del suelo. Para ello se pueden usar estacas de madera clavadas en la tierra, cuerdas o cualquier otro sistema.

Una vez bien colocada la botella, esta se llena de agua y se abre el tapón muy lentamente. El peso del agua y la apertura realizada en la parte superior harán que el agua comience a caer muy lentamente.

Basta con ajustar el nivel de caída del agua adecuado para cada planta y listo, ¡a disfrutar del viaje!

Conos de barro

Una opción similar a esta está en el uso de conos de barro. Se pueden adquirir en floristerías y se adaptan al cuello de las botellas de plástico. Así no hay que generar ninguna estructura adicional para sujetar la botella, sino que esta se sostiene por el propio cono de barro, enterrado en la tierra.

En este caso, el agua se distribuye gracias a los poros que hay en la propia pieza de barro. Es una forma muy cómoda y que solo exige una pequeña inversión.

Agua gelificada

Otra opción comercial se basa en el uso del agua gelificada. Muy habitual en los floreros con cañas de bambú, se trata de una especie de ‘sal’ que se hidrata con el agua y se convierte en un gel, del que las plantas van bebiendo lentamente.

Todos estos trucos o fórmulas son mucho más eficientes que otros remedios caseros como introducir las macetas en una bañera llena o dejarles el plato a rebosar de agua. Estos formatos, recuerdan desde la Floristería Telerosa, no solo son poco útiles, sino que pueden ser contraproducentes e incluso pudrir las plantas.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *