Condenado a dos años de prisión por los ruidos de su bar en Utrera

Condenado a dos años de prisión por los ruidos de su bar en Utrera

La sentencia inhabilita al propietario a trabajar en hostelería durante tres años e impone una indemnización de 8.000 euros

Un juzgado ha condenado al dueño de un bar de Utrera a dos años de prisión y a una indemnización de 8.000 euros por el ruido de su local, que afectó a los vecinos de casas colindantes. Entre ellos estuvo una mujer que necesitó medicación ansiolítica y analgésica por «intenso estrés».

Según la sentencia recogida por EFE, y que fue dictada en conformidad entre las partes, el local emitió ruidos y vibraciones entre 2015 hasta su cierre en 2016, provocando molestias «intolerables» de día y de noche. Así lo indica el juzgado de lo penal 5 de Sevilla. Las molestias eran especialmente graves los fines de semana, cuando el bar abría de forma continua entre las 17.00 y las 6.00 horas.

Los vecinos del bar estuvieron expuestos de forma continua a ruidos y vibraciones que, «por su frecuencia, intensidad, duración», así como por la «falta de ningún tipo de limitador-controlador» del sonido, les ha «afectado gravemente» en el «sosiego, descanso nocturno y conducta», añade la sentencia.

Además de afectar a la mujer, que ejerció la acusación particular mientras que la Fiscalía asumió la acusación pública, el ruido también perjudicó a sus dos hijos menores, de 6 y 2 años. La sentencia señala que no fueron medicados pero que tienen una «sintomatología psiquiátrica» que es «compatible» con las molestias sufridas. En una medición oficial en la habitación de los menores se detectó un ruido de 39 decibelios, cuando el límite en el reglamento contra la contaminación acústica andaluz se establece en 30.

La resolución judicial recoge que el bar también perjudicó al residente de un piso situado en una segunda planta pero colindante con el bar. En ella el ruido motivó continuas denuncias y quejas de los vecinos ante la Policía Local y el Ayuntamiento de Utrera, que concluyeron en cinco expedientes sancionadores.

La sentencia condena al dueño del bar por un delito contra el medioambiente y uno leve de lesiones y le impone una multa de 3.120 euros, le impide trabajar en la hostelería durante tres años y suspende la pena de prisión si durante los próximos tres años no delinque y paga la responsabilidad civil de 8.000 euros.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Un comentario en “Condenado a dos años de prisión por los ruidos de su bar en Utrera

  1. Juan Carlos dice:

    Qué bar es???

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *