Los retablos laterales del santuario de Consolación ‘vuelven a la vida’ tras el proyecto de limpieza y consolidación

Los retablos laterales del santuario de Consolación ‘vuelven a la vida’ tras el proyecto de limpieza y consolidación

Los trabajos se han centrado en fijar las estructuras a los muros y las piezas desprendidas de los retablos, así como en eliminar la suciedad

La presencia de andamios ante los retablos laterales del santuario de Consolación se ha hecho visible en el último mes y medio debido a las tareas de restauración que se han acometido en dichas obras. Ahora, tras varias semanas de intensos trabajos, lucen nuevamente con sus imágenes titulares presidiéndolos.

Ha sido un proyecto desarrollado por el taller del utrerano Sebastián Martínez Zaya, que se ha centrado fundamentalmente en la limpieza y consolidación de ambos retablos, fechados en el siglo XVIII. Así, se han acometido tareas que han servido para fijar las estructuras a los muros del templo, que adolecían en algunos puntos. Esta situación se presentaba de manera más destacada en el que ocupan el Cristo del Perdón y la Virgen de la Amargura.

Por otro lado, los restauradores han dedicado también buena parte del tiempo de ejecución a la fijación de piezas a los propios retablos, que se habían desprendido y que estaban sobre las cornisas. Así, ahora vuelven a ocupar los lugares originales, al haber consolidado cada una de las partes.

De igual modo, el proyecto ha contemplado también la retirada del polvo acumulado y una limpieza general de los retablos, debido al paso del tiempo. Es también el retablo que presiden las imágenes de la hermandad de los Muchachos de Consolación la que mostraba un peor estado de conservación, sobre todo en la parte alta. Es consecuencia de la acumulación del humo de las velas de promesas que durante mucho tiempo estuvieron dispuestas en esta parte del santuario, antes de ser llevadas al patio interior. Esa incidencia se muestra claramente en los propios muros de esa zona, que están ennegrecidos, y también se ha dejado sentido en el retablo.

El proyecto se puso en marcha el pasado mes de junio, después de que la comisión provincial de Patrimonio, de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, le diera el visto bueno. A su término, el retablo que ocupa San Francisco de Paula, así como el que acoge al Cristo del Perdón y a la Virgen de la Amargura, lucen mucho mejor. De esta forma, se ha desarrollado una actuación que ha servido de complemento a la restauración integral ejecutada en el retablo mayor del santuario, presidido por la Virgen de Consolación, de la que hace ahora casi un año que llegaba a su fin.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *