La parada en Utrera de un apasionante viaje en bicicleta por los 106 pueblos de la provincia

La parada en Utrera de un apasionante viaje en bicicleta por los 106 pueblos de la provincia

Hace siete años, la vida de la sevillana Marta Vázquez dio un giro completamente radical. Después de haber viajado siempre en compañía, tal y como hacemos la mayoría de las personas, las circunstancias de la vida la colocaron ante la decisión de o bien viajar sola o quedarse encerrada en cuatro paredes en un mes de agosto en Sevilla. En aquel momento tomó una decisión que terminaría construyendo su futuro: se atrevió a recorrer sola el Camino de Santiago, lo que terminaría siendo la primera piedra de una nueva vida en la que hasta el momento ha recorrido en solitario más de 50 países.

«Aquel fue mi primer viaje en solitario y volví llena de confianza y muy contenta», explica Marta, quien después de este comienzo se embarcó en la aventura que siempre había soñado, que no era otra que estar todo un año viajando dando la vuelta al mundo. «Tenía la sensación de que se me estaba pasando la vida y no era capaz de cumplir mi sueño», cuenta esta sevillana que comenzando por Bangkok, recorrió en solitario prácticamente todo el mundo viviendo una experiencia que la marcó para siempre.

Marta encontró alrededor del mundo generosidad, hospitalidad y amistades inolvidables, por lo que explica que «viajar sólo te hace ser más libre y mejor persona, además te das cuenta de que en el mundo hay mucha gente buena. Conseguir completar la vuelta al mundo en solitario fue sin lugar a dudas la mejor experiencia de mi vida, me cambió por completo».

Lógicamente al ser una mujer viajando sola por diferentes enclaves del mundo, Marta ha tenido que enfrentarse a numerosos prejuicios, ya que habitualmente nuestra sociedad ha entendido que las mujeres no debían viajar solas ya que se trataba de una actividad que entrañaba riesgos, una percepción que habitualmente no se ha tenido con los hombres que viajan solos. Marta lo tiene claro ya que afirma que «para mí viajar sola no es ni más ni menos seguro que estar sola en tu propia ciudad». La sevillana no lo considera una actividad peligrosa ni poco segura, ya que explica que lo importante siempre es el sentido común, asegurando que «si en tu país no se te ocurriría andar sola en determinadas zonas a las tres de la mañana, no es algo que sea aconsejable tampoco hacerlo en el extranjero».

Marta ha derribado muchos mitos y ha comenzado a recorrer un camino poco transitado, ya que no son muchas las mujeres que se atreven a dar el paso que ella ha dado y comienzan a viajar solas. Por eso, con el objetivo de que otras personas puedan aprender de su experiencia, de sus aciertos y de sus errores, Marta puso en marcha la página web www.quieroserviajera.com, que trata de ser una referencia, una guía y una ayuda para todas aquellas mujeres que alguna vez se han planteado viajar solas pero que nunca se han decidido a hacerlo. «Animo a todas mujeres que quieran viajar solas a que den el paso, estoy segura de que les va a encantar, lo ideal es comenzar por un viaje pequeño y asequible para luego poco a poco ir afrontando objetivos más ambiciosos», cuenta Marta.

Dentro de sus aventuras viajeras Marta se encuentra en estos momentos realizando un apasionante viaje en bicicleta por la provincia de Sevilla, en el que tiene como objetivo visitar cada uno de los 106 pueblos que le dan vida. Un viaje que le ha llevado ya a casi una veintena de localidades, entre las que se encuentran Écija, Fuentes de Andalucía, Casariche y por supuesto Utrera, donde ha disfrutado de un inolvidable fin de semana. «Tenía en mente hacer un viaje desde Huelva hasta Estambul recorriendo todo el Mediterráneo, pero se interpuso la pandemia y todas las restricciones, por lo que en cuanto he podido he decidido afrontar este viaje más cercano por la provincia de Sevilla», cuenta Marta.

La sevillana está disfrutando de los colores, los olores y las sensaciones propias de la primavera a lomos de su bicicleta, viajando tranquilamente por las diferentes comarcas sevillanas, en la mayoría de las ocasiones a través de caminos y veredas. Ella lleva en su propia bicicleta una tienda de campaña y en muchas localidades contacta con diferentes personas que se ofrecen a alojarla en sus casas. «La verdad es que este viaje me está gustando más de lo que esperaba, me están sorprendiendo muchas cosas, es precioso ver como están cambiando cada día los colores en el campo», explica Marta, quien está descubriendo tesoros patrimoniales  muy cercanos en localidades que nunca lo hubiese esperado.

Tal y como han experimentado muchos ciudadanos, tras terminar la etapa del confinamiento a causa de la pandemia, Marta tenía muchas ganas de emprender un nuevo viaje, y ha encontrado en la provincia de Sevilla todo lo que necesitaba en este momento: «El viaje es un bálsamo y viajar en bicicleta a través de la naturaleza te da una libertad que te limpia por dentro», concluye esta simpática viajera.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *