El apoyo fundamental de Caja Rural de Utrera a los colectivos solidarios de la ciudad

El apoyo fundamental de Caja Rural de Utrera a los colectivos solidarios de la ciudad

La entidad financiera ha redoblado esfuerzos a lo largo de 2020 para destinar los recursos económicos donde más se necesitan actualmente

La pandemia provocada por el coronavirus ha traído consigo una indudable situación de crisis económica que ha desbordado a todas las asociaciones y colectivos que en Utrera se dedican a atender a las personas que atraviesan por dificultades. Todas las previsiones han saltado por los aires, las colas han aumentado a las puertas de las sedes de estos colectivos, el perfil de los demandantes de este tipo de ayuda ha cambiado –acudiendo familias que nunca habían precisado este tipo de ayudas-, por lo que se torna necesario que los organismos públicos y las instituciones aumenten de manera sustancial la ayuda que habitualmente destinaban a estos aspectos. Una de estas instituciones es Caja Rural de Utrera.

Voluntarios de Cáritas de Santiago, que es una de las entidades con las que colabora Caja Rural de Utrera

Desde que comenzó a dar sus primeros pasos en la sociedad utrerana, hace ya más de 50 años, Caja Rural de Utrera ha destacado siempre por ser una entidad financiera muy sensible con las necesidades de sus clientes y con los ciudadanos del lugar en el que se enclava. Caja Rural de Utrera nunca ha vivido de espaldas a la sociedad más cercana y siempre ha tratado de ayudar en todo lo posible a los utreranos. Lo demostró, por ejemplo, cuando muchos vecinos lo perdieron todo en la riada provocada por el arroyo Calzas Anchas en 2007, en la dura crisis económica que comenzó en 2008, y en un momento tan delicado como el actual también ha tomado cartas en el asunto para estar cerca de las necesidades más acuciantes de los utreranos.

Caja Rural de Utrera y la Fundación Caja Rural de Utrera han aumentado de manera muy importante la cantidad económica que habitualmente destinaban a la ayuda de colectivos como las tres Cáritas parroquiales de la ciudad –Santiago, Santa María y San José-, Cáritas de Los Palacios, Vopan, las Madres Carmelitas, las Hermanas de la Cruz y otras asociaciones. Aunque esta entidad no ofrece habitualmente cifras sobre sus ayudas, sabemos que sólo en este mes de diciembre han aportado la cantidad de 10.000 euros a estas entidades solidarias.

La ayuda que brinda Caja Rural de Utrera llega como agua de mayo a muchos de estos colectivos, que ven cómo sus despensas de alimentos se reducen a una velocidad mucho mayor de la habitual, dejándolos sin recursos a la hora de atender a las familias que habitualmente acuden en busca de apoyo. Así lo cuenta, por ejemplo, Manuel Peña Domínguez, presidente de Cáritas de Santiago, quien explica que «para nosotros la ayuda que nos brinda Caja Rural de Utrera es, sin lugar a dudas, una de las más importantes de las que recibimos. Es una de las instituciones que con sus aportaciones nos permite poder atender a todas las personas que vienen a nosotros en busca de ayuda. Para nosotros son fundamentales». Las dificultades propias del año que vivimos, donde todo ha cambiado, también han hecho que Caja Rural de Utrera haya tratado de estar todavía más presente allí donde es necesaria la ayuda. Por ello, el propio Manuel Peña explica que «este año se han volcado aún más con nosotros, y me consta que no sólo ha sido con Cáritas, ya que sé positivamente que también están ayudando a muchas otras asociaciones».

Colectivos que conocen y se enfrentan en primera línea a la triste realidad que se está viviendo en una ciudad como Utrera, donde son muchas las personas que han perdido su trabajo o han visto tan mermados sus ingresos que han tenido que recurrir a dicha asistencia. Un día a día que conoce perfectamente también Ana María Valdivieso, de Vopan, otro de los colectivos a los que habitualmente ayuda Caja Rural de Utrera, quien explica que «la ayuda que nos dan nos viene muy bien para poder llegar a las necesidades de las personas que acuden a nosotros cuando pase la Navidad, ya que habitualmente las reservas bajan bastante en esas fechas». Según explica Valdivieso, en un año tan especial y difícil como el actual, ha sido «también fundamental la ayuda que nos ha llegado gracias al radiotelemaratón que organizó la hermandad de los Gitanos», una iniciativa en la que también colaboró de manera generosa Caja Rural de Utrera.

Vopan -otra de las asociaciones receptoras de las ayudas de Caja Rural de Utrera- durante una recogida de alimentos

En circunstancias normales, Caja Rural de Utrera y la Fundación Caja Rural de Utrera apoyan de manera crucial gran parte de los actos deportivos, religiosos y culturales que tienen lugar en la ciudad. Indudablemente la pandemia y la crisis económica lo han cambiado absolutamente todo, por lo que desde la propia entidad financiera explican que «hemos querido volcar el máximo de recursos en la labor asistencial que realizan numerosos colectivos en Utrera que saben que pueden contar con nosotros».

El horizonte al que se enfrenta en la actualidad la sociedad no es nada sencillo, por lo que desde Caja Rural de Utrera explican que «entendemos que ahora mismo nuestro papel en este marco de circunstancia es el de ayudar donde más necesidades existan. Así lo hemos hecho desde que comenzó la pandemia y así seguiremos hasta que todo se normalice y haya menos precariedad en nuestra  sociedad».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *