Casi 700 plazas de aparcamiento de Utrera tendrán un sensor para indicar su disponibilidad y evitar la «circulación parásita»

Casi 700 plazas de aparcamiento de Utrera tendrán un sensor para indicar su disponibilidad y evitar la «circulación parásita»

El proyecto de «ciudad inteligente» también incluye 17 estaciones medioambientales para controlar la calidad del aire

El Ayuntamiento de Utrera está trabajando en un proyecto de «ciudad inteligente» que, entre otros objetivos, permita reducir el tráfico y mejorar la calidad del aire. Para lograrlo contempla la sensorización de casi 700 plazas de aparcamiento y la instalación de 17 estaciones medioambientales.

La junta de gobierno local ha aprobado el reformado del proyecto técnico en el que se contempla la implantación de un sistema de parking inteligente y uno de control de la calidad ambiental. En cuanto al control del estacionamiento, se llevará a cabo con la colocación de 682 sensores, enterrados en la calzada, que detectan la presencia de los vehículos. De esta forma se podrá controlar el uso de dichas plazas de aparcamiento, y facilitar al ciudadano la información en tiempo real sobre la disponibilidad que exista al respecto. Así se eliminará la «circulación parásita» que se produce por parte de personas buscando dónde estacionar.

Las vías y espacios a sensorizar –un total de 18- son las calles Sacramento, Álvarez Hazañas, Las Mujeres, La Fuente Vieja, plaza de la Constitución, San Juan Bosco, María Auxiliadora, La Corredera, Vía Marciala, Alcalde Antonio Sousa, Molares, Álvarez Quintero, Ponce de León, Ruiz Gijón, La Plaza, plaza Enrique de la Cuadra, Porche de Santa María y plaza del Altozano.

Para que los ciudadanos reciban la información sobre la ocupación de esas plazas de aparcamiento, se instalarán tres paneles informativos, en los que se mostrará el número de plazas disponibles en cada zona. Estarán ubicados en la avenida San Juan Bosco -frente a colegio de los Salesianos-, en la esquina de la plaza de Santa Ana con la calle La Fuente Vieja, y en la avenida María Auxiliadora –a la altura de la plaza de las Fabricantas-.

Sensores para controlar la calidad del aire

Por otro lado, el proyecto de «ciudad inteligente» también contempla la puesta en marcha de 17 estaciones medioambientales. En concreto, en diversos edificios de la localidad se colocarán dispositivos encapsulados que incluyen unos sensores para monitorizar la calidad del aire -gases corrosivos y partículas en suspensión-, el ruido del medio ambiente urbano y permitirá medir las partículas de polen. Todos esos datos se transmitirán al sistema central de control y monitorización.

Este sistema de control de calidad ambiental se localizará en los colegios Salesianos, Alfonso de Orleans, Álvarez Quintero, Coca de la Piñera, Juan Antonio Velasco, La Fontanilla, Rodrigo Caro y Tierno Galván; en los institutos Ponce de León, Ruiz Gijón, Virgen de Consolación y José María Infantes; en el campo de fútbol de El Tinte y en las pistas deportivas del parque del V Centenario; en el Ayuntamiento; en el polígono industrial El Torno; y en el parque infantil de la barriada Vistalegre.

Ambas iniciativas requieren la aprobación correspondiente por parte del área de Patrimonio, al situarse la mayoría de los emplazamientos en el conjunto histórico de Utrera. Estos proyectos tienen como objetivo hacer la localidad más cercana al ciudadano, así como controlar la calidad del aire, ya que este es uno de los aspectos más importantes de la administración de un municipio, siendo el sistema de gestión de la calidad del aire en tiempo real un componente importante de cualquier «ciudad inteligente».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *