Una caja repleta de mensajes de estudiantes utreranos para los enfermos de COVID-19 del hospital Virgen del Rocío

La iniciativa parte del instituto José María Infantes y del colegio Alfonso de Orleans, para trasladar cariño a los sanitarios y a los pacientes

Un grupo de jóvenes estudiantes de Utrera ha creado unas curiosas cajas que están repletas de ilusión, cariño, esperanza y aliento. Se trata de una iniciativa muy sencilla pero que, al mismo tiempo, se convierte en un regalo maravilloso, protagonizada por alumnos del colegio Alfonso de Orleans y del instituto José María Infantes. Todos ellos han logrado introducir en una caja los mejores deseos del mundo, lo que verdaderamente merece la pena en la vida. Posteriormente los han enviado a un destino concreto: el sevillano hospital «Virgen del Rocío».

Las cajas ya han empezado a llegar a la UCI del citado recinto sanitario, donde tienen como destinatarios tanto a los enfermos que están luchando contra la COVID-19 como al equipo de profesionales que está trabajando en un momento tan complicado. Los niños de estos dos centros escolares han introducido en estas cajas-regalo dibujos, dedicatorias, tarjetas, cartas, adornos navideños y todo tipo de buenas vibraciones para que la alegría entre por la puerta del hospital. Un proyecto en el que tampoco se han resistido a participar algunos padres y profesores, quienes también han puesto su granito de arena.

Los impulsores de la iniciativa le han dado rienda suelta a los alumnos para que plasmaran en esta caja lo que cada alumno quisiera ya que, como ha explicado la directora del instituto José María Infantes, Laura Sousa, «este año cualquier iniciativa que se haga para apoyar a los enfermeros y a los enfermos es bienvenida, por lo que hemos decidido acompañar emocionalmente a estos enfermos que están solos y educar en valores a los alumnos en un momento tan difícil como el que estamos viviendo».

El cariño que todos los alumnos han puesto en esas cajas ya ha tenido su respuesta, porque las fotos del personal médico del hospital recibiendo las cajas no se han hecho esperar y han llegado al centro educativo. «La verdad es que hemos sentido un escalofrío de emoción cuando hemos recibido estas fotos y hemos visto cómo los pasillos del hospital están comenzando a ser engalanados con las tarjetas que han escrito nuestros alumnos, con sus dibujos y con sus adornos navideños», confiesa Sousa.

No es la primera vez que estos dos centros escolares colaboran en un proyecto conjunto, ya que en los dos últimos cursos han llevado a cabo una bonita iniciativa con los mayores que se encuentran en la residencia de ancianos de Utrera. En ese caso, los jóvenes acudían a acompañarlos en diferentes momentos del día, algo que a causa de la actual pandemia este año no ha sido posible, por lo que se plantearon la posibilidad de impulsar la creación y el envío de estas emotivas cajas.

Una actividad que no sólo sirve para tener un precioso detalle con aquellas personas que están luchando contra la enfermedad, ya que también, tal y como explica Laura Sousa, «es una forma de transmitirles a los alumnos la cercanía de la pandemia, cómo nos afecta a todos, para que entiendan que nos puede tocar a cualquiera y así trabajamos con ellos también la responsabilidad en su sentido más amplio. Queremos enseñarles que las personas a las que les mandamos la caja podrían ser familiares de cualquiera de nuestros alumnos».

Un regalo que llega al hospital con una frase reveladora, que indica el siguiente mensaje para que llegue a los destinatarios adecuados y que no puede ser más acertado: «Atención, muy frágil, contiene sueños y un pedacito del corazón de nuestros niños y niñas».

 

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *