El proyecto «Oberti» pide colaboración al verse «desbordado» por la demanda de ayuda

La crisis derivada de la pandemia está obligando a redoblar los esfuerzos por parte de esta iniciativa de la Casa salesiana de Utrera para poder atender las necesidades que se le presentan

Hace una década comenzó a funcionar el proyecto «Oberti», que nació en el seno de la asociación juvenil «Aldaba», pero que ya se ha integrado plenamente en el día a día del conjunto de la Casa salesiana de Utrera. Se trata de una iniciativa que trabaja con niños en riesgo de exclusión y con sus familias, para favorecer su integración y su crecimiento en igualdad.

Sin embargo, el curso que ahora ha comenzado es más complejo que los anteriores, ya que las necesidades han aumentado de una manera importante como consecuencia de la crisis derivada de la pandemia de COVID-19. El coordinador de Oberti, Paco Santiago, ha explicado en COPE Utrera (98.1 FM) que «la situación es bastante dramática. La pandemia ha hecho estragos en todos los sectores económicos, y nosotros estamos trabajando con familias en riesgo de exclusión, por lo que se ven afectadas de una manera especial». En este sentido, ha reconocido que «nos estamos viendo desbordados ya que, ante tanta necesidad, tenemos que estar presentes».

Eso ha llevado a que la entidad salesiana pida colaboración a todas las familias utreranas que quieran poner su granito de arena, ya que «sin su colaboración este proyecto no puede salir adelante». Aquellas personas que quieran ayudar tienen a su disposición el número de teléfono 644 375 829, a través del cual podrán obtener información sobre la forma de hacerlo.

Actualmente son 36 los jóvenes destinatarios de «Oberti», a los que se unen sus propias familias. Los chavales reciben atención en una casa que el proyecto tiene en la calle Curro Guillén, junto a la barriada La Paz, que es donde residen los beneficiarios de dicha acción humanitaria. Precisamente debido a la situación sanitaria, sus responsables han tenido que plantear grupos con 9 niños, para cumplir con los aforos y las medidas de seguridad.

En dichas instalaciones se lleva a cabo un acompañamiento en sus estudios y tareas, «para que su acceso a la educación sea con las mismas oportunidades que cualquier otro niño de Utrera». Ese es precisamente el objetivo fundamental de «Oberti», garantizar la igualdad entre los adolescentes. «Es un proyecto 100% salesiano, y nuestra vocación son los jóvenes, especialmente aquellos que están más necesitados, y trabajamos en una zona donde nos encontramos esa realidad», ha explicado Paco Santiago.

Más allá de las actividades que realizan por las tardes, también se trabaja con las familias, en coordinación con Servicios Sociales y otras instituciones, para que el contexto familiar en el que se desenvuelven los chavales sea saludable. En este sentido, se llevan a cabo campañas de alfabetizaciones de los padres, formación en cuestiones de higiene y alimentación con la familia, graduados escolares para los progenitores, asesoramiento en la tramitación de expedientes para garantizar los recursos necesarios para sus familias,…

El proyecto, que toma el nombre de Ernesto Oberti, que fue el segundo director que tuvo la Casa salesiana de Utrera, se nutre especialmente del trabajo de los voluntarios. «Son nuestro motor, porque sin ellos nos veríamos muy limitados», explica el coordinador, quien comenta que hay personas que forman parte de la familia salesiana, pero también llegados de otros ámbitos, al tiempo que existen convenios con la Universidad de Sevilla y con la Universidad Pablo de Olavide para que los estudiantes puedan igualmente participar.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *