El TSJA confirma nueve años de cárcel para un vecino de Utrera por violar reiteradamente a su hijastra durante años

El TSJA confirma nueve años de cárcel para un vecino de Utrera por violar reiteradamente a su hijastra durante años

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la condena de nueve años de prisión para Antonio P. S., vecino de Utrera, por violar reiteradamente a su hijastra. De esta forma respalda íntegramente la sentencia dictada en noviembre de 2019 por la sección primera de la Audiencia de Sevilla.

De este modo, según publica ABC de Sevilla, los magistrados han desestimado el recurso que había planteado la defensa que, entre otros argumentos, esgrimía que las relaciones habían sido consentidas y que la denuncia era fruto de la animadversión que tenía la víctima hacia su padrastro.

En la sentencia, facilitada por el TSJA, se ratifican como hechos probados que el condenado, que tiene ahora 61 años, comenzó a vivir con su pareja y madre de la joven en 2010. Según señala el escrito judicial, tres años después, cuando la víctima tenía 19 años, empezaron las agresiones sexuales, cometiéndose con violencia e intimidación.

En febrero de 2014, las violaciones cesaron porque el condenado se enteró de que la víctima se había quedado embarazada. Sin embargo, los abusos se reactivaron cuando el bebé cumplió los cinco meses. La sentencia dice que, a partir de entonces, el violador amenazaba a su hijastra con quitarle el hijo si denunciaba lo ocurrido.

La situación se prolongó hasta 2016, cuando la víctima decidió contar a su hermano lo que estaba pasando. Según el escrito judicial, las violaciones han dejado secuelas en la joven, que sufre un cuadro depresivo y de ansiedad crónico que necesita tratamiento psiquiátrico permanente.

El TSJA admite que la única prueba de cargo que ha llevado al tribunal de primera instancia a la condena es el testimonio de la víctima. Sin embargo, «en una sentencia notable por lo exhaustivo y acertado de su motivación fáctica y jurídica, cumple sobradamente esta exigencia en su análisis del testimonio de la denunciante y del conjunto de la prueba practicada», cumpliendo así con la jurisprudencia establecida.

Desestima el recurso de la defensa porque asegura que no aporta ninguna prueba que apunte a una valoración arbitraria del tribunal. Tacha de inverosímil algunos de los argumentos esgrimidos, como que la denuncia pudo ser propiciada por el padre de la víctima. Según la sentencia, «lo más que puede afirmarse es que la situación familiar sirvió de caldo de cultivo y de ocasión propicia para que el acusado pudiera dar rienda suelta a sus deseos sexuales e imponer su conducta abusiva a una víctima cuya biografía y circunstancias debilitaban sus posibilidades de oponerse a ella». La defensa puede recurrir al Tribunal Supremo.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *