La misa por el día de los difuntos en el cementerio de Utrera reduce su aforo a un tercio

La misa por el día de los difuntos en el cementerio de Utrera reduce su aforo a un tercio

La pandemia de COVID-19 ha obligado a replantear cualquier tipo de actividad para que pueda adaptarse a la actual situación sanitaria. Ejemplo de ello es el funcionamiento del cementerio municipal de Utrera, con motivo de las fiestas de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos.

Cada año, el 2 de noviembre, tiene lugar una eucaristía en el interior del propio camposanto, como recuerdo a los difuntos. Esa celebración, aunque se va a mantener comenzando a partir de las 17.00 horas, tendrá un formato distinto, para evitar aglomeraciones que puedan suponer un riesgo de contagio.

Del tradicional aforo de 400 asistentes, en esta ocasión solamente podrán acudir 150 personas, lo que supone prácticamente un tercio de lo habitual. Según ha explicado la edil del ramo, Isabel María Lara, en declaraciones a COPE Utrera (98.1 FM), «no es necesario coger cita previa, ya que las sillas se ocuparán por orden de llegada. Una vez que se completen, ya no podrán estar presentes más ciudadanos». En este sentido, ha comentado que habrá agentes de la Policía Local y voluntarios de Protección Civil que se encargarán de controlar el cumplimiento de las medidas y evitar aglomeraciones en torno al lugar de celebración.

Publicidad
Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *