El renacer de la fachada de la Casa Surga comienza a ser una realidad

El renacer de la fachada de la Casa Surga comienza a ser una realidad

Quienes pasen por delante de la Casa Surga pueden contemplar cómo se ha visto envuelta por unos amplios andamios. Son el síntoma inequívoco de que ya se están desarrollando las tareas de restauración de su fachada.

Para comprender la importancia y el valor de dicho edificio es crucial realizar un ejercicio de imaginación y trasladarse al último tramo del siglo XVIII, cuando se realizaban los trabajos de construcción de la que iba a convertirse en el principal exponente de las casas-palacio en Utrera. «Mi teoría, que la baso en la situación de la puerta, que si nos fijamos no está ubicada como es habitual en el centro de la fachada, es que la casa iba a ser mucho más grande de lo que es en la actualidad, pero su construcción se vio afectada por una importante inundación provocada por al arroyo Salado», cuenta el historiador local y especialista en conservación de patrimonio, Javier Mena, quien también recuerda cómo la casa estaba situada en un lugar estratégico «por donde, al igual que ahora, pasaba todo el tráfico que transitaba por la ciudad y donde se registraba una actividad inusitada».

La obra que acaba de comenzar tiene un presupuesto de algo más de 200.000 euros y un plazo de ejecución de cinco meses, y parte con el objetivo de devolverle la vida a lo más valioso que queda en pie de esta casa que fue sometida a un expolio profundo durante décadas. Son la fachada y la primera crujía casi lo único que ha quedado en pie y ha resistido el paso del tiempo, por lo que el trabajo al que se enfrenta el equipo de restauradores pasa por devolverle a este elemento arquitectónico el esplendor perdido.

Una de los principales atractivos que plantea este proyecto es poder contemplar de nuevo -ya que el paso del tiempo las había ocultado- las magníficas pinturas murales que originalmente adornaban la fachada de este edificio señorial, situándose las más valiosas en la parte más alta de la fachada. Se trata de un trabajo artístico realizado a finales del siglo XVIII, en el que pueden contemplarse algunos ángeles y motivos indianos y que los especialistas han comparado en belleza e importancia con otras famosas pinturas murales como las que lucen el palacio de Peñaflor de Écija o el de Mañara en Sevilla.

Se trata, por tanto, de una labor minuciosa, centrada en la recuperación de estas obras de arte que hacían de la Casa Surga un lugar único en Utrera y admirado por todos. Así, volverán a la vida detalles que anteriormente eran casi imposible de detectar: «junto a la portada principal se están recuperando dos figuras, una de ellas parece ser un dios marte, que representa la guerra; y otra, una figura femenina que se refiere a la paz», cuenta Javier Mena, un utrerano que conoce perfectamente la historia de esta casa y quien también anuncia que «en la parte superior de la fachada hay más colorido, con una riqueza asombrosa que se puede localizar debajo de las ventanas».

Y es que la Casa Surga fue levantada desde cero por uno de los hombres más poderosos y enigmáticos de la Utrera del siglo XVIII. Se trataba de Manuel Bernardo Fernández de Abaunza, un vasco que hizo fortuna en América y que llegó a Utrera para comprar el título de regidor perpetuo, convirtiéndose en el representante del rey. Un proyecto en el que no se escatimaron fondos económicos y que continuó su hijo Francisco, quien ejercía como alguacil mayor del Santo Oficio en Sevilla.

Durante muchos años, la fachada de la Casa Surga había quedado completamente oculta debido a una importante selva de vegetación, árboles y matorrales que crecía de manera descontrolada en la misma acera. Un elemento patrimonial que lucía también unos aparatosos puntales para sostener su lamentable estado. Tras poner en valor el interior con un imaginativo proyecto, ahora el Ayuntamiento de Utrera se dispone a devolverle el brillo a lo más valioso del edificio, en un proyecto que Javier Mena está convencido de que «va a quedar espectacular porque, además, las pinturas murales son de un valor extraordinario».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *