Las chumberas, un trozo del paisaje utrerano que desaparece

Las chumberas, un trozo del paisaje utrerano que desaparece

Comparte esta noticia:

Una especie de manto blanquecino -parecido en cierta forma a una gran e inquietante telaraña- se ha adueñado de miles de chumberas situadas en el término municipal de Utrera, dejando el paisaje huérfano de un elemento clásico. No se trata el caso utrerano de un problema aislado, ya que estamos ante una plaga de grandes dimensiones que en la última década ha acabado prácticamente con el 100% de las chumberas que se encuentran en el sur de España. Lo más curioso y misterioso del asunto es que la propia razón por la que las chumberas desembarcaron en España es la que está, casi cinco siglos después, acabando con ellas.

La planta cruzó el océano a mediados del siglo XVI, procedente de tierras mexicanas -donde es conocida con el nombre de nopal-, y en aquellos momentos tenía una finalidad clara. Llegaba a Europa para que sirviera como hogar de la denominada «cochinilla del carmín», un insecto que servía para conseguir una sustancia que era muy apreciada a la hora de llevar a cabo el tintado de numerosos tejidos. Cinco siglos después, esta misma «cochinilla del carmín» -combinada con otra serie de causas-, es la que se ha convertido en una plaga imparable que está destrozando a las chumberas.

Las chumberas -también conocidas como tunas o pencas- han sido un elemento muy tradicional en paisajes agrestes y secos como el que se encuentra en el término municipal utrerano. Se trata de una planta con una fortaleza extrema, que es capaz de resistir la más duras sequías y a la que tampoco le afectan las fuertes rachas de viento. Además, cuenta con un elemento que ha sido siempre muy valorado, como son los famosos «higos chumbos», frutos que durante décadas se han vendido de manera tradicional en las calles utreranas, sirviendo como un pequeño sustento económico a muchas familias. Una plantas que no sólo se han convertido en un elemento decorativo en tierras utreranas, sino que se han utilizado también como una solución muy útil para delimitar propiedades, separar fincas o indicar el límite de caminos.

Ahora sólo basta un pequeño paseo por el campo en diferentes zonas de Utrera para detectar como miles de estas plantas languidecen bajo los efectos de esta plaga devastadora. El insecto succiona la savia de las chumberas, acabando con su tradicional e inconfundible color verde intenso y dejando a la planta completamente destrozada. Un enclave en el que se puede contemplar perfectamente el cambio que está experimentando el paisaje utrerano es, por ejemplo, en el camino que une Utrera con la localidad de Los Molares, donde cientos de estas plantas que servían como valla continua entre el propio camino y las propiedades de la zona han acabado sucumbiendo ante los efectos de esta imparable plaga, dejando el suelo pleno con los restos de lo que otrora eran imponentes y orgullosos pencales.

Hace algunos años muchas de las palmeras que adornaban algunos de los enclaves urbanos de numerosas localidades españolas comenzaron a sentir los efectos del famoso «picudo rojo», un problema que acabó con muchas de estas palmeras y ante el que las administraciones pusieron en marcha una rápida actuación que impidió que el asunto se agravara, ejecutando los tratamientos adecuados. En esta ocasión no sucede nada parecido, y estas plantas están completamente, ya que las chumberas se encuentran incluidas en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, del Ministerio de Medio Ambiente, por lo que la ley no contempla ninguna actuación.

En cualquier caso, no sólo es la nostalgia o el miedo a perder un elemento propio del paisaje lo que está motivando que algunas personas eleven un lamento al ver cómo poco a poco están muriendo todas esas chumberas, ya que a nivel andaluz también han dado la voz de alarma ante este fenómeno algunos agricultores y científicos, que piensan que después de más de 500 años las chumberas no pueden ser consideradas de manera fría e impersonal sólo como una especie invasora, ya que son mucho más -no sólo como parte del paisaje-, sino también como refugio de animales, aves y reguladoras del medio natural. Aunque todo apunta a que no queda otro remedio que asistir a como el paisaje andaluz está perdiendo de manera imparable y silenciosa un elemento característico que ha sido muy apreciado en los últimos siglos, porque las administraciones no van a hacer nada al respecto.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

4 comentarios en «Las chumberas, un trozo del paisaje utrerano que desaparece»

  1. Antonioagadir dice:

    Pues anda que están baratos 4e el .kg los he visto a10,50euros el kg .procedente de Turquia..aquí en Fuengirola.Una barbaridad.

  2. Juan Vargas dice:

    Se podría probar a fumigar con agua y Mistol, y eso creo que acaba con el insecto causante de la a muerte de la Chumbera.

  3. Juan Carlos dice:

    Y los ecologistas?
    Donde estan?

  4. Francisco dice:

    Hay personas que las están tratando de la siguiente manera: Cuba de agua de 600 litros/1 litro de mistol (puede ser marca blanca). No es broma y parece que da resultados con repeticiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *