El geriátrico de La Mulata registra dos positivos por COVID-19 durante el aislamiento preventivo de los nuevos internos

El geriátrico de La Mulata registra dos positivos por COVID-19 durante el aislamiento preventivo de los nuevos internos

Comparte esta noticia:

El geriátrico Reifs, de La Mulata, ha registrado este martes dos positivos por COVID-19. Lo ha anunciado el alcalde de Utrera, José María Villalobos, quien ha sumado un tercer residente que ya se ha curado.

Según ha señalado el regidor local, las personas que se incorporan a la residencia han de estar dos semanas en asilamiento preventivo, precisamente para evitar que, si están contagiados, puedan infectar al resto de mayores. Ha sido en ese momento cuando se han contabilizado los dos positivos por PCR a sendos residentes, ambos utreranos, que aún no se habían incorporado a la vida ordinaria del centro. Estos dos mayores «están totalmente asintomáticos, de salud de encuentran perfectamente, algo que es una buena noticia».

Estos dos enfermos forman parte de un grupo de cuatro nuevos usuarios del geriátrico, por lo que se ha activado el protocolo previsto en estos casos. Así, el Ayuntamiento ha decidido afrontar las pruebas correspondientes a los 30 trabajadores que, en dos turnos distintos, atienden exclusivamente a los nuevos ingresos en la residencia, y cuyos resultados se está a la espera de recibir.

En cuanto a la otra persona que ha pasado la enfermedad, Villalobos ha señalado que estuvo ingresada en el sevillano hospital «Virgen del Rocío» entre el 27 y el 31 de agosto. En esas jornadas se le realizó una PCR que dio negativa y regresó a Utrera, entrando igualmente en el aislamiento preventivo. El pasado día 5 no se encontraba bien de salud, por lo que volvió al hospital y entonces resultó positivo en COVID-19, aunque según el alcalde ya ha superado la enfermedad.


Las dos personas que han resultado positivas en coronavirus se encuentran «totalmente asintomáticos, y perfectamente de salud»


Ante ese escenario, el primer edil utrerano ha querido poner de manifiesto que «el sistema funciona. Establecer el período de aislamiento preventivo de los residentes, antes de que se incorporen a la vida normal en el centro, ha permitido detectar los casos y que no se reproduzcan. Eso nos permite confiar en que la situación parece que está controlada». En cualquier caso, la intención es que las 155 personas mayores que se encuentran en las instalaciones de La Mulata y los 80 trabajadores se realicen la correspondiente PCR.

Según ha explicado José María Villalobos, desde el geriátrico se van a poner en contacto con los familiares de todos los residentes, para explicarles la situación. En este sentido, ha hecho un llamamiento «a la tranquilidad de todos ellos, y de la población en general».

De igual modo, ha querido explicar cuál es el protocolo que tiene la residencia para minimizar la repercusión que el coronavirus pueda tener. Existen cuatro grupos-burbuja, cada uno de ellos con residentes y trabajadores que no tienen contacto con los otros tres grupos. A ellos se suma el grupo de aislamiento preventivo en el acceso al geriátrico, que igualmente cuenta con un equipo de profesionales especial. Por ese motivo, en palabras de Villalobos, «lo que parece razonable es que quienes han dado positivo en COVID-19 hayan traído el virus de fuera, y precisamente para evitar que puedan hacerlo llegar al resto de personas se crea ese período de dos semanas de cuarentena previa».


La residencia tiene un protocolo de grupos burbuja para minimizar el riesgo de contagios con el resto de residentes y de trabajadores


Antes de que tuviera que activarse el protocolo a raíz la detección de positivos, el alcalde ya decidió tomar medidas que puedan evitar problemas. Así, el pasado jueves decidió prohibir las visitas de familiares y la salida de los residentes. «La Junta de Andalucía especifica que este tipo de medidas han de tomarse cuando se alcanzan 60 positivos por cada 100.000 habitantes, lo que en Utrera, en proporción a su población, se reduce a 30. Aunque en aquella jornada oficialmente estábamos por debajo, teníamos la certeza de que había más casos, ya que estamos en contacto con los centros de salud, aunque todavía la consejería de Salud no había volcado los datos en las estadísticas oficiales. Por ese motivo, ordené esas medidas», ha indicado.

Por otro lado, se mantiene la colaboración entre Reifs y el Ayuntamiento para afrontar la pandemia de manera coordinada. En este sentido, desde el pasado sábado se ha intensificado más aún los trabajos de desinfección de toda esa zona, con un plan extraordinario que actúa sobre lugares sensibles como ese.

En cuanto a la situación en la que se encuentra el conjunto de la ciudad de Utrera, el alcalde ha afirmado que «sabemos que actualmente hay más de 40 casos activos en el municipio, y tenemos situaciones en las que no existe control sobre el virus, y es algo que nos preocupa. Por ese motivo, ha vuelto a hacer un llamamiento a limitar los contactos sociales, «porque eso es clave para bajar el riesgo de contagios».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *