QUISIERA QUE ALGUIEN ME ESPERARA EN ALGÚN LUGAR (Je voudrais que quelqu’un m’attende quelque part)

Comparte esta noticia:

Francia 2019 89 min. Dirección Arnaud Viard Guion Emmanuel Courcol, Vincent Dietschy, Thomas Lilti y Arnaud Viard, según la novela de Anna Gavalda Fotografía Emmanuel Soyer Música Clément Ducol Intérpretes Jean-Paul Rouve, Alice Taglioni, Aurore Clément, Benjamin Lavernhe, Camille Rowe, Elsa Zylberstein, Sarah Adler, Christophe Paou, Flore Bonaventura, Eriq Ebouaney, Grégoire Oestermann, Quentin Dolmaire

Como si de Melinda y Melinda de Woody Allen se tratara, tenemos ahora la oportunidad en cines de seguir una historia similar desde un punto de vista de comedia y otro dramático. Si en La boda de Rosa Icíar Bollaín nos habla del camino que emprende una mujer agotada para liberarse y vivir su propia vida, en esta película francesa de título interminable es un hombre quien emprende también su propia vía de liberación, tan radical como la de Candela Peña pero mucho más dramática a la vez que convencional, para liberarse de los vínculos afectivos que le oprimen. Un amor de juventud nunca superado y unas responsabilidades inabarcables como jefe de familia sin objetivos ni referentes, llevan al personaje interpretado con cierto aplomo y personalidad por Jean-Paul Rouve (Lola y sus hermanos, Volando juntos) a la desesperación. Alrededor de él se teje una familia típica burguesa comandada por una madre viuda y relajada, incapaz de ver cómo se desmorona el pequeño universo que ha creado ante la incapacidad de sus miembros de afrontar la falta de sustancia de sus convencionales vidas. En el microcosmos planteado, cuya intensidad dramática el director pretende rebajar puntualmente con unos desafortunados chistes entre ridículos y faltos de tono, sobresale la condición generosa de un hermano orgulloso y responsable frente a una familia en principio despreocupada pero que con el devenir de los acontecimientos irá tomando conciencia de su rol y reconociendo el trabajo y el amor recibido del protagonista. Lástima que todo este artilugio tan bien intencionado no encuentre el tono justo en un conjunto lastrado por la desarticulación de sus múltiples historias y la escasa entidad con que todo el material dramático es tratado por su, por otra parte, pretencioso realizador. Quizás la novela de la que parte libremente consiga conmover más de lo que lo hace esta película, que solo lo consigue de manera puntual.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *