La historia de Manolo Matos Rodríguez, un utrerano que ha enseñado a volver a hablar a cientos de personas a las que se les ha extirpado la laringe

La historia de Manolo Matos Rodríguez, un utrerano que ha enseñado a volver a hablar a cientos de personas a las que se les ha extirpado la laringe

La Utrera que conoció Manolo Matos cuando era sólo un niño era aquella en la que todo el mundo se conocía, se jugaba en la calle y los chavales tenían que salir corriendo para que los municipales no les quitaran la pelota con la que se entretenían cada día. Una ciudad abierta, que Manolo disfrutó en la calle San Fernando, donde nació y que recuerda «como una época muy bonita que ya hoy no existe».

Con sólo 14 años tuvo que tomar el camino de la emigración a tierras catalanas. Corrían tiempos difíciles en los que hizo sus pinitos como camarero en el Mercado de Abastos y en Casa Basilio, hasta que se marchó a Barcelona. En el año 1972 cambia de actividad profesional y comienza a trabajar en una refinería en Tarragona –donde se había establecido su familia-, hasta que en el año 1980 es trasladado a Algeciras.

A los 35 años la vida de Manuel Matos da un tremendo e inesperado giro, ya que le detectan un tumor en la garganta. Rápidamente es operado, lo ingresan durante un tiempo prolongado, hasta que en 1986 le extirpan la laringe, por lo que termina perdiendo un elemento tan importante como es la voz. «En un primer momento no pensaba que fuera capaz de salir de aquello, lo pasé muy mal y me quedé en apenas 40 kilos».

Publicidad

Gracias a su fuerza de voluntad y las ganas de seguir adelante, Manolo fue capaz de sobreponerse a la situación y, sin la ayuda de ningún especialista, aprendió a hablar usando únicamente el esófago y el estómago. Sólo probando y experimentando con su propio cuerpo, Manolo encontró de nuevo su voz, en un proceso en el que asegura que «no hubiese seguido adelante sin la ayuda de mi mujer, María del Carmen. Sin ella estoy convencido de que habría terminado tirando la toalla. He tenido la tremenda suerte de tenerla a mi lado, realmente es muy duro perder tu voz, no poder hablar».

Después de superar este momento complicado, Manolo decide volver a vivir a Utrera, y en 1994 empieza una maravillosa labor que se extiende hasta la actualidad, en la que ha sido una pieza fundamental a la hora de ayudar a recuperar su voz a cientos de personas que han pasado por el mismo trance de perder su laringe. A través de la asociación española contra el cáncer de Utrera, Manolo brinda su experiencia para enseñar sus métodos para que puedan volver a hablar cientos de personas. «Al principio me decían desde el Hospital Virgen del Rocío cuáles eran las personas de Utrera que habían sido operadas, me daban su dirección y yo directamente me iba a buscarlos a sus casas para primero animarlos y luego comenzar el proceso de enseñanza», cuenta el utrerano.

Poco a poco Manolo se convirtió en un elemento imprescindible para la asociación y fundó la asociación sevillana de laringectomizados, colaborando también de manera estrecha con la federación andaluza. Su método para volver a hablar ha sido aprendido por cientos de personas de toda Andalucía en las últimas décadas, reconociendo que en muchos casos su labor ha estado cerca de la propia de un psicólogo, «ya que antes de comenzar a enseñarles a hablar, lo primero que había que hacer con estas personas era levantarles el ánimo».

Sólo una operación de corazón le ha hecho levantar un poco el pie del acelerador a este utrerano que ha convertido el servicio a los demás en una de las dimensiones más importantes de su vida. Así, después de haberse desplazado a multitud de rincones para ofrecer clases, ahora son los alumnos los que llegan a Utrera para aprender a volver a hablar. Todo comenzó aquel día de 1984, en el que Manolo Matos pensó que todo se acababa, mientras que ahora asegura tener «fuerzas para 20 años más».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

2 comentarios en «La historia de Manolo Matos Rodríguez, un utrerano que ha enseñado a volver a hablar a cientos de personas a las que se les ha extirpado la laringe»

  1. No se si eres familia mia, pero quiero darte las gracias por la labor que llevas a cabo.

  2. jose dice:

    Mis felicitaciones Manolo por tu labor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *