- Utrera Digital - https://www.utreradigital.com/web -

Utrera eleva a 27 las multas en dos días por no usar la mascarilla

A pesar de que constantemente se recuerde el uso obligatorio de la mascarilla, hay personas que siguen haciendo caso omiso a la normativa. Y eso está llevando a la Policía Local de Utrera a imponer las correspondientes multas.

En los últimos dos días son ya 27 las personas que han sido denunciadas por no llevar puesta la mascarilla, a pesar de estar en la calle o en algún espacio público. Son unas multas que traen consigo una sanción de 100 euros.

De la casi treintena de utreranos sancionados, ocho eran menores de edad, que se encontraban en grupos en la zona de la avenida María Auxiliadora, la barriada Salesianos y Montes de Oca.

Desde el pasado 15 de julio, las mascarillas son obligatorias en Andalucía para las personas de seis años en adelante en la vía pública, en los espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, aunque pueda garantizarse la distancia interpersonal de seguridad de 1,5 metros. Igualmente debe emplearse en los medios de transporte públicos, pero también en los vehículos privados –salvo que todos los ocupantes del turismo convivan en el mismo domicilio-.

Quedan exentas de usar este elemento de protección aquellas personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la misma. Tampoco quienes, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización.

En el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, tampoco se exige su utilización, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias.

Por otro lado, la consejería de Salud ha hecho hincapié en que se recomienda su uso en los espacios abiertos o cerrados privados cuando existan reuniones o una posible confluencia de personas no convivientes, aun cuando pueda garantizarse la distancia de seguridad.