El saqueo de la necrópolis romana hallada en El Torbiscal fue obra «de una banda organizada»

El saqueo de la necrópolis romana hallada en El Torbiscal fue obra «de una banda organizada»

Junto al antiguo poblado de El Torbiscal apareció, hace un año y medio, una necrópolis romana con 63 tumbas, algunas de ellas datadas en el siglo I d.C. y otras en el siglo IV en la época paleocristiana. Pocas fechas después de ese hallazgo, fueron saqueados 14 de los enterramientos.

A raíz de este suceso, la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, abrió una queja de oficio para investigar los detalles de lo ocurrido y conocer el grado de protección de dicho descubrimiento. El resultado de ese expediente apunta a que lo sucedido junto a El Torbiscal fue «un hecho excepcional de forma de actuar propia de una banda organizada».

La citada necrópolis fue descubierta a finales de 2018, con motivo de unas catas arqueológicas de carácter preventivo asociadas a las obras de remodelación de la intersección de N-IV con la carretera A-471, en las inmediaciones del poblado. Además del saqueo a las tumbas, los autores del delito llegaron a agredir y amenazar con un palo al guardia de seguridad que vigilaba el yacimiento arqueológico. En este sentido, la investigación de Maeztu hace referencia a la «especial virulencia en los atacantes expoliadores», una circunstancia que «no se ha producido en las más de 250 intervenciones arqueológicas realizadas durante 2018 en Sevilla y su provincia».

La resolución de la queja abierta por el Defensor del Pueblo Andaluz confirma que el hallazgo de la necrópolis no fue como resultado de «unos movimientos de tierra descontrolados durante el trascurso de las obras», sino que se produjo como consecuencia de «la ejecución de una actividad arqueológica preventiva».


La oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha realizado una investigación para analizar lo ocurrido en torno al saqueo


Tras pedir la información necesaria a las administraciones implicadas en este caso, la oficina de Jesús Maeztu confirma que las medidas de protección que se implementaron tras descubrirse la necrópolis fueron «oportunas y adecuadas». En cualquier caso, hace referencia a la necesidad de que los pliegos técnicos de proyectos de este tipo contemplen servicios añadidos de seguridad y vigilancia cuando se den supuestos como este, en los que haya riesgo de expolios o de ataques a intervenciones arqueológicas.

La necrópolis fue encontrada en un lugar que históricamente ha sido muy poblado en Utrera, cerca de enclaves tan destacados como el puente romano de Las Alcantarillas, la Vía Augusta o el arroyo Salado. Uno de los aspectos que más llamó la atención en torno a este hallazgo arqueológico fue la gran envergadura de algunos de los huesos encontrados, lo que da a entender que pertenecieron a personas de una altura considerable. «Estas personas eran campesinos que trabajaban en las villas de la zona, y está muy claro que podían disfrutar de una muy buena alimentación, ya que estamos hablando de un área muy fértil. Estaban muy sanos y eran robustos», apunta a Utrera Digital el historiador y técnico de Patrimonio de la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Utrera, Javier Mena.

Junto a los propios cuerpos, se encontraron algunos enseres como ungüentarios –las vasijas de cerámica en las que se guardaban los ungüentos-, una pulsera y unos pendientes. Se trata de «un ajuar de bronce, sin gran valor, lo que nos indica que eran personas con pocos recursos económicos, nada ver con el valioso ajuar que hallamos en la necrópolis de época turdetana que apareció en el cerro del Olivar Alto».

Además de la importancia como enclave comercial que tuvo El Torbiscal y Las Alcantarillas, también era un lugar con una muy importante industria de la construcción de las piezas de cerámica que servían como recipiente al aceite que se cultivaba en tierras utreranas y posteriormente se trasladaban a los puertos gaditanos para abastecer a todo el imperio.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.