Una obra de arte de la Semana Santa de Utrera

Una obra de arte de la Semana Santa de Utrera

Jesús Atado a la Columna, de la hermandad de los Aceituneros, ha suscitado todo tipo de teorías sobre su autoría

La Semana Santa es devoción, tradición, sentimiento y, por supuesto, también un lugar de deleite para los amantes del arte, que pueden disfrutar con la contemplación de estupendas imágenes que salen a la calle durante estos días. Las hermandades de la localidad son en cierta manera las guardianas de un patrimonio de valor incalculable, que nos pone en contacto directamente con la historia. La Semana Santa de Utrera es sin lugar a dudas una de las más importantes de toda la provincia de Sevilla, donde es posible encontrar obras que salieron de las gubias de excepcionales artistas.

Dentro del mundo de la imaginería, uno de los temas más apasionantes para someterlo a estudio es el de las atribuciones, materia que además siempre está sujeta a una posible nueva interpretación o al hallazgo de documentos que den un vuelco a las creencias habituales. Debido a que muchas de las imágenes de la Semana Santa de Utrera se fraguaron hace cientos de años, muchas de las pruebas que documentan la autoría u origen de determinadas imágenes se han ido perdiendo con el tiempo, por lo que lo que queda en ocasiones son teorías o historias que han ido pasando de generación en generación.

El Miércoles Santo en Utrera está marcado desde hace más de medio siglo por la hermandad de los Aceituneros, que recorre la calles de la localidad con el Jesús Atado a la Columna y la Virgen de la Paz. Para muchos, esta del Señor Atado a la Columna es una de las imágenes más perfectas de las que procesionan en la Semana Santa de la localidad, siendo al mismo tiempo una de las imágenes cuya autoría ha generado un mayor número de páginas de investigación.

La teoría tradicional, la que se ha plasmado en la mayoría de los manuales, es que esta imagen fue obra del genial utrerano Francisco Antonio Ruiz Gijón. Una atribución que contaba con un fuerte componente sentimental por el hecho de ser un escultor de la tierra y que en realidad solo se sustentaba en la mirada experta del profesor Hernández Díaz. Hasta el momento no se han encontrado pruebas documentales que vinculen a Ruiz Gijón con esta imagen ubicada en la parroquia de Santa María de la Mesa. Durante mucho tiempo, los especialistas siguieron la teoría mostrada por Hernández Díaz, quien atribuía la obra a Ruiz Gijón por su «monumentalidad o la técnica utilizada para tallar el pelo».

«El hecho de atribuir esta obra a Ruiz Gijón no se asienta en pruebas documentales, más bien ha sido siempre una creencia», comenta el utrerano Antonio Cabrera, quien ha profundizado hondamente en este tema y ha publicado sus conclusiones en la revista Vía Marciala.

Todo cambia en el momento en el que entra en escena el investigador Fernando Quiles, quien descubre un documento que prácticamente asegura al 100% que la obra fue realizada por Benito de Hita y Castillo en el año 1760, una fecha posterior a la vida y obra de Ruiz Gijón. Quiles encuentra un documento que parece ser una especie de finiquito de una obra de un retablo en la iglesia de Santa María, realizada de manera conjunta por Julián Jiménez y Benito de Hita, donde se recoge de manera específica que el trabajo comprendía la realización de un Cristo Atado a la Columna que fue realizado por Benito Hita. Un documento que en la actualidad se encuentra en el Archivo Histórico Provincial.

No es la única prueba que Quiles pone encima de la mesa, ya que se remite al parecido más que razonable de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna con otra imagen realizada por Benito de Hita, el

Jesús de la Caída de la iglesia de San Francisco de Santa Cruz de la Palma en las Islas Canarias, una obra que está incluso firmada por el escultor sevillano. Una prueba que se ha encargado de demostrar el utrerano Antonio Cabrera, realizando una labor de investigación para conseguir imágenes del Cristo canario y comprobar cómo su parecido con el de Utrera es extraordinario, por no decir idéntico.

Todo ello en ningún momento le quita mérito o valor artístico a Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna de los Aceituneros, ya que Benito de Hita y Castillo fue un excepcional artista del Barroco tardío (1714-1784). Solo la proliferación en Sevilla de artistas irrepetibles, años antes de su obra, le privó de ser un escultor más conocido en nuestros días y de encontrar un mayor número de sus obras en las hermandades de la Semana Santa de Sevilla. Hay que destacar que Hita realizó el San Juan Evangelista que procesiona con la Virgen de la Amargura en Sevilla.

Este no es el único frente que se encuentra abierto en la Semana Santa de Utrera con respecto al apasionante mundo de las atribuciones. Precisamente el Atado a la Columna de la hermandad de la Vera-Cruz es otra de las imágenes sobre la que se extienden todo tipo de teorías, como su vinculación al círculo de Pedro Roldán, e incluso la posibilidad de que esta imagen sí fuera realizada por el utrerano Ruiz Gijón.

Lo que está claro es que más allá de los nombres que están detrás de las imágenes que dan vida a la Semana Santa de Utrera, el ciudadano puede sentirse afortunado de poder contemplar auténticas maravillas del arte en las calles de la localidad.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.