Conferencias, música, una exposición y una salida extraordinaria de la patrona de Utrera, principales actos por el quinto centenario de la ermita de Consolación

Conferencias, música, una exposición y una salida extraordinaria de la patrona de Utrera, principales actos por el quinto centenario de la ermita de Consolación

Nada imaginaría el utrerano Juan Antonio de la Barreda de lo que, gracias a su iniciativa, iba a suponer la devoción a la Virgen de Consolación. Hace ahora cinco siglos, se marchó a Roma a pedir permiso para construir una ermita en el lugar llamado «Consolación», a donde llegaría años más tarde la imagen de la patrona de Utrera.

Un pozo y una palmera eran los elementos que De la Barreda quería que tuviera el lugar donde erigir dicho templo. Los encontró en Consolación y precisamente allí se levantó el edificio. Tras varios años rindiendo culto a un cuadro de la Anunciación de la Virgen, este utrerano, junto a otros ermitaños que se habían asentado en ese lugar, decidieron acudir al convento de la Antigua para pedir que les diesen una de las dos imágenes que tenían. Fue la de la actual patrona la que le entregaron -porque la consideraron menos hermosa que la otra-, que había llegado desde Sevilla siendo donada a Marina Ruiz por su madre.

Al cumplirse 500 años de la primitiva ermita que posteriormente dio lugar al actual santuario, la ciudad va a conmemorar esta efeméride con un programa de actos culturales y cultuales. Conferencias, música, una exposición y la salida extraordinaria de la Virgen marcarán el desarrollo de los próximos meses en la localidad. En este proyecto trabajan de manera conjunta el rectorado de Consolación, el Ayuntamiento, el Arzobispado y las hermandades de la Virgen de Consolación y de los Muchachos de Consolación.

El santuario ha servido de marco a la presentación de los eventos planteados durante 2020. El coordinador del área de Humanidades del Ayuntamiento, Cristóbal Ortega, explicó los contenidos de este aniversario desde el punto de vista cultural. Así, uno de los principales hitos será una gran exposición titulada «El Tesoro de la Virgen, donde habita el Consuelo», que podrá visitarse del 24 de septiembre al 8 de diciembre en las dos sedes que tendrá: la Casa Surga y el santuario de Consolación.

En el apartado musical –todo en el propio templo-, el 4 de abril podrá disfrutarse de un concierto de marchas procesionales a cargo de «Esencia flamenca». El 27 de septiembre tendrá lugar el estreno de las composiciones para una misa en honor a la Virgen de Consolación, por parte de la Orquesta Sinfónica de Utrera. Y el 8 de noviembre habrá un concierto coral con música polifónica sevillana del siglo XVI. A estas citas se unirán otras convocatorias enmarcadas en el ciclo de música de la Ilustración y en las «Noches de julio».

Finalmente, en cuanto a las conferencias, tendrán lugar en la Casa Surga. El 2 de octubre versará sobre la «Historia de Consolación», el 6 de noviembre hablará de «Consolación, fenómeno sociológico» y el 4 de diciembre podrá escucharse una charla titulada «Consolación hoy».

Por su parte, el hermano mayor de la hermandad de la patrona, Rafael Rojas, desgranó los actos religiosos programados. Así, explicó que el 1 de mayo, a las 10.00 horas, tendrá lugar una misa de acción de gracias por el 56º aniversario de la coronación canónica de la Virgen en la explanada del santuario; y que posteriormente la imagen presidirá un vía lucis mariano, en andas, por el real de Consolación –la zona ajardinada delante del templo-. El 3 de mayo será el tradicional besamanos a «la del barquito en la mano». El 20 de junio, la Virgen será trasladada a la parroquia de Santa María de la Mesa, donde permanecerá hasta el 1 de julio, que será llevada a la iglesia Nuestra Señora de los Dolores –perteneciente a las Hermanas de la Cruz-, y allí se celebrará un triduo hasta que el día 4 vuelva al santuario. El 5 de julio se vivirá un pontifical presidido por el arzobispo, Juan José Asenjo, que servirá para bendecir el retablo mayor del templo tras su restauración. Posteriormente llegará la tradicional novena a partir del 30 de agosto, antes de que el 8 de septiembre tenga lugar la Función Principal que este año presidirá el cardenal Carlos Amigo.

En la presentación de los actos de esta efeméride, el alcalde utrerano, José María Villalobos, aseguró que «no se entiende la historia de esta ciudad sin Consolación». Así las cosas, el regidor local dijo que «hemos querido celebrar estos 500 años como se merecen la Virgen y Utrera», con un programa de actividades «que se ha diseñado con el máximo cariño». De igual modo, puso en valor otros proyectos que van a quedar como legado de este aniversario, como son la restauración del retablo y la transformación en la explanada del templo.

Por otro lado, Villalobos hizo referencia al logotipo que se ha diseñado con motivo de este acontecimiento. Está integrado por la palmera y el pozo que marcaron el lugar donde establecer la ermita, la fachada del actual santuario, y la ráfaga de la patrona porque «la Virgen de Consolación une el pasado y el presente, y lo conecta con el futuro».

Finalmente, el rector del santuario, Joaquín Reina, habló de los orígenes de Consolación, que «empezó con una choza, donde uno de los monjes decía que Dios tenía un gran tesoro escondido. Ya vemos cómo esa choza está ahora, y tiene ese tesoro que es nuestra Madre de Consolación». Por ello deseó que «los utreranos de 2020 llevemos este gran tesoro en nuestro corazón». Animó a «que participemos en este aniversario y rodeemos a la Virgen con el gran cariño que le tenemos».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *