La nueva ordenanza de veladores establecerá un mínimo de 1,80 metros de paso peatonal entre los bares y las terrazas

La nueva ordenanza de veladores establecerá un mínimo de 1,80 metros de paso peatonal entre los bares y las terrazas

La ciudad de Utrera va a disponer de una nueva ordenanza que permita hacer compatible la actividad de los hosteleros, la movilidad de los peatones y el descanso de los vecinos. Ya se ha aprobado inicialmente un documento que establecerá, por primera vez en la localidad, las normas necesarias en torno a la instalación de los veladores.

Entre los aspectos más destacados, aborda los espacios que tendrán que quedar libres para facilitar el tránsito de los peatones por las aceras. Así, entre la fachada de los bares y las terrazas tendrá que haber un mínimo de 1,80 metros –es la medida que se establece necesaria para que quepan, al mismo tiempo, dos sillas de ruedas-. En algunos casos muy puntuales podrá rebajarse a 1,50 metros, aunque esa distancia será mayor a dos metros en acerados más amplios.

De igual modo, quedará totalmente prohibido situar veladores pegados a las fachadas de los establecimientos. En este sentido, el alcalde de Utrera, José María Villalobos, ha explicado que «la normativa lo deja muy claro e incluso hay sentencias del Tribunal Supremo al respecto. Esto se debe a que las personas invidentes que caminan con bastón utilizan las fachadas como línea de referencia».

Por otro lado, entre las terrazas y el bordillo de las aceras tendrán que quedar al menos 40 centímetros, salvo que exista algún vallado de protección que delimite ese espacio de la calzada. Con un máximo de 25 mesas por bar, todos los elementos que formen parte de los veladores tendrán que ser movibles, estando prohibido que queden anclados al suelo. Solamente podrán situarse sombrillas y toldos enrollables –no carpas ni otro tipo de estructuras-, con la posibilidad de instalar cortavientos laterales. Además, tampoco se permitirá colocar máquinas expendedoras de productos, frigoríficos o vitrinas.

La nueva ordenanza marca igualmente la obligación de que todas las terrazas sean desmontadas y recogidas a diario. Esta medida afectará al conjunto de la ciudad, incluida la plaza del Altozano, donde hasta ahora se permitía que las mesas y sombrillas ocuparan permanente las aceras. «Esto se hace por sentido común: si no se desmontan, es muy complicado proceder a tareas de limpieza de los espacios públicos», explicó el regidor local.

En aquellos lugares donde la acera sea estrecha, el documento que está en proceso de aprobación contempla la posibilidad de colocar plataformas de madera ocupando espacio de aparcamientos, delante de los bares, para que puedan albergar los veladores. En cuanto a la instalación de pantallas de televisión o equipos de sonido en el exterior de los establecimientos, queda prohibido por la nueva norma, aunque «se podría autorizar en algunas ocasiones especiales».

En relación a los horarios de funcionamiento de las terrazas, se plantea que puedan estar dispuestas hasta la medianoche o hasta la una de la madrugada, según sea temporada de invierno o verano, respectivamente. No obstante, los viernes, sábados, vísperas de festivo se ampliará una hora.

Una vez la ordenanza sea aprobada definitivamente, todos los hosteleros de Utrera tendrán que volver a solicitar la correspondiente licencia, para adaptarse a esta norma. En el caso de los establecimientos situados en el casco histórico, su petición deberá ser aprobada por la comisión local de patrimonio. En este sentido además, se establece el tipo de mesas, sillas y toldos que podrán instalarse, con la intención de «normalizar la estética en lugares como la plaza del Altozano, además de otras zonas».

Cuando la ordenanza sea sometida a información pública, se abre un plazo de 30 días hábiles para que cualquier persona lo desee pueda presentar las alegaciones o sugerencias que estimen oportunas. Durante ese plazo, se desarrollarán reuniones con los hosteleros y los vecinos para que realicen las aportaciones que consideren, con el objetivo de mejorar la nueva norma.

Por otro lado, tras la aprobación definitiva, se proponen tres meses para que los establecimientos puedan solicitar la nueva licencia. Posteriormente, el Ayuntamiento dispondrá de un año para vaya resolviendo todas esas peticiones. Así, el alcalde considera que «la ordenanza estará plenamente implantada y en desarrollo dentro de un año y medio aproximadamente».

La edil de Urbanismo, Llanos López, explicó que el objetivo de esta normativa es «que los peatones y los hosteleros hagan uso del mismo espacio público sin que se impongan unos derechos sobre otros». De igual modo, animó a que todos los interesados realicen sus aportaciones antes de la aprobación definitiva.

Villalobos recordó que en el año 2012 se redactó una ordenanza, aunque no terminó de aprobarse para su implantación. Por ello, ahora se ha reelaborado la norma porque «consideramos que es necesario, debido a la proliferación de terrazas como vía de negocio y de disfrute del espacio público». Según el alcalde, «con la actual desregulación, el hostelero que quiere hacer bien las cosas se encuentra en desventaja».

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *