La peculiar crónica de la histórica nevada de 1954 en Utrera plasmada en un azulejo

La peculiar crónica de la histórica nevada de 1954 en Utrera plasmada en un azulejo

La del 3 de febrero de 1954 es de aquellas fechas que se quedan grabadas para siempre en la historia. Ese día Utrera amaneció teñida de blanco, gracias a una histórica nevada que no ha vuelto a repetirse.

Las calles y plazas del municipio –al igual que sucedió en otras poblaciones- despertaron con un gran manto blanco, tras varias horas cayendo la nieve sobre la ciudad. Pero no solamente el casco urbano de Utrera pudo contemplar esta inusual estampa, sino que los campos utreranos fueron testigo del mismo fenómeno atmosférico.

En uno de esos lugares donde se vivió de manera especial aquella jornada histórica fue en el cortijo de Troya donde, además, se conserva un original testimonio, a modo de crónica, de aquella jornada. Sobre una de las paredes del patio luce un retablo cerámico, compuesto por cuatro decenas de piezas, que salió de la por entonces prestigiosa fábrica de Ramos Rejano, en el sevillano barrio de Triana.

El blog «Sevilla patrimonio cultual» ha querido plasmar la curiosa historia de este mural, que fue dispuesto a iniciativa de Regla Miura y Hontoria, esposa de Carlos Piñar y Pickman, dueña de la finca de Troya. En sus piezas, fechadas pocos días después de la nevada –concretamente, el 24 de febrero de 1954-, narra de una peculiar forma lo que aconteció en los primeros días del mismo mes, quedando como testimonio de la forma en la que se vivió.

Así, se habla de que «acaecieron acontecimientos atmosféricos sin precedentes conocidos por las generaciones actuales ni noticias concretas de esta categoría en el pasado». Narra que a comienzos de enero, «durante 20 días, se produjeron consecutivamente heladas, que llegaron a 3 grados bajo cero». Explica que después llovió pero que el día 30 se reprodujeron de nuevo las heladas.

En relación a la nevada, explica que «en la tarde del día 2 de febrero una nube contigua casi negra cubrió el cielo, empezando a llover con ventisca enorme transformada en tremenda nevada que empezó a las nueve de la noche y siguió sin interrupción hasta la misma hora de la mañana». Como consecuencia de ello, se alcanzaron «más de 30 centímetros y en algunos sitios hasta cerca del metro», quedando sobre el terreno «hasta el día 8».

Finalmente, la acumulación de nieve causó «enormes destrozos sobre todos los olivares, donde a algunos árboles no les quedó más que el tronco, perpetuándose todo esto en esta lápida para conocimiento de las generaciones futuras».

Reproducción del texto plasmado en el azulejo

En el año de 1954, siendo la Sra. Dña. Regla Miura y Hontoria, esposa del Sr. D. Carlos Piñar y Pickman, dueña de esta finca de Troya del término de Utrera, acaecieron acontecimientos atmosféricos sin precedentes conocidos por las generaciones actuales ni noticias concretas de esta categoría en el pasado.

Al comenzar enero y durante veinte días se produjeron consecutivamente heladas que llegaron a tres grados bajo cero, viniendo la lluvia durante dos días a continuación, lo que mejoró el estado del campo, pero el día 30 se reprodujeron las heladas, llegando (…) a cinco grados bajo cero, y en la tarde del día 2 de febrero una nube contigua casi negra cubrió el cielo, empezando a llover con ventisca enorme transformada en tremenda nevada que empezó a las nueve de la noche y siguió sin interrupción hasta la misma hora de la mañana: alcanzó la nieve una altura de más de treinta centímetros y en algunos sitios hasta cerca del metro, continuando en la tierra hasta el día 8 en que la disolvió en su mayor parte la lluvia caída por la noche. El agua se heló en el campo y en las tuberías, causando la nieve enormes destrozos sobre todos los olivares, donde a algunos árboles no les quedó más que el tronco, perpetuándose todo esto en esta lápida para conocimiento de las generaciones futuras.

Fábrica Ramos Rejano (Triana) Sevilla. XXIV-II-MCMLIV

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

2 comentarios en «La peculiar crónica de la histórica nevada de 1954 en Utrera plasmada en un azulejo»

  1. Manuel Martin Pozo dice:

    En el año 1954 día de la Nevada en Utrera tenía yo 11 añ0s y me acuerdo perfectamente de ese dia

  2. Agradeceros la difusión del patrimonio local. Desde Sevilla Patramonio trabajamos para difundir el Patrimonio Cultural de la Provincia. De Utrera y la comarca hemos escrito otros artículos que igual os pueden interesar. Encantados de poder colaborar, estamos a vuestra disposición.

    SALu2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *