El utrerano Manuel Pérez Alé, un teniente coronel médico que ha participado en siete misiones internacionales en Los Balcanes y Afganistán

El utrerano Manuel Pérez Alé, un teniente coronel médico que ha participado en siete misiones internacionales en Los Balcanes y Afganistán

Quizás muchos utreranos no conozcan a Manuel Pérez Alé si se lo cruzan por la calle, pero pocos de ellos no sabrán quién es si se  revela un dato clave: es hijo de Mariano, el utrerano que regentaba en la plaza de la Constitución el bar «El Túnel». Gracias al sacrificio, al trabajo diario de sus padres y por supuesto a su propia entrega y convicción, este utrerano se dedicó en cuerpo y alma a estudiar la carrera de Medicina, hasta llegar a convertirse en teniente coronel médico de los cuerpos comunes del Ejército español.

El patio de juegos de la infancia de Manuel fue la plaza de la Constitución y la plaza del Altozano, guardando además un grato recuerdo de su paso por el colegio de los Salesianos. Este utrerano vivía en primera persona la dureza que implicaba dedicarse profesionalmente a la hostelería, por lo que desde muy pequeño tuvo claro que él quería estudiar. «Mis padres han sido para mí un ejemplo de sacrificio y de trabajo e hicieron lo posible para que yo cumpliera mi sueño, que era ser médico, algo que tenía muy claro desde los seis o siete años», confiesa el utrerano.

Manuel se enfrentó por tanto a otra dureza como era la carrera de Medicina, a la que tuvo que dedicar incontables horas de estudio, hasta el punto de que «me llamaban la ventana indiscreta de mi calle, porque siempre me veían en la misma ventana de mi cuarto estudiando». Un trabajo que tuvo su premio y que, posteriormente, por casualidades de la vida, lo llevó por los vericuetos de la sanidad militar, trabajando en numerosos hospitales y pudiendo desarrollar la especialidad de «Medicina Intensiva».

Publicidad

Este utrerano ha vivido muy de cerca el cambio radical que ha experimentado en las últimas dos décadas la medicina en el campo del ejército, ya que en este período de tiempo nos explica que «han cerrado o se han reestructurado casi todos los hospitales y se ha enfocado todo más a las misiones internacionales». Durante 15 años ha ocupado diferentes cargos a lo largo y ancho del territorio nacional, hasta que recientemente ha conseguido radicarse en la base gaditana de Rota ya que, como él mismo explica, «para mí es muy importante estar cerca de mi familia y mis amigos, las relaciones humanas es lo que realmente te da la felicidad, más que la proyección profesional».

Este utrerano ha participado en siete misiones internacionales, dos de ellas en la zona de Los Balcanes -Bosnia y Kosovo- y cinco en Afganistán. En estos lugares ha podido sentir cómo de destructivo puede llegar a ser el hombre, los atroces efectos de la guerra y, al mismo tiempo, ha aprendido a «valorar las cosas de manera diferente en la vida, ya que en estos sitios te das cuenta que lo material no es lo importante».

Manuel Pérez Alé estudió Medicina porque siempre estuvo interesado en salvar la vida de las personas, y ha sido capaz de recrear la Semana Santa en Afganistán «quemando incienso en una habitación y viendo vídeos de las cofradías de Utrera y de Sevilla», o de sentir menos la nostalgia de la feria cuando le ha pillado fuera «degustando una copa de manzanilla que mi mujer se ha encargado de hacerme llegar». Afortunadamente, le pasada Feria de Consolación le pilló en Utrera, ya que -aunque a él no le guste hablar de ello-, su intervención espontánea fue vital para salvar la vida de un hombre que sufrió una parada cardíaca en la noche del pescaíto.

Una trayectoria que sigue avanzando, y en la que destaca también por haber escrito el libro «¿Murió Jesús en la cruz? Fisiopatología de la muerte de Jesús de Nazaret», aunque para muchos en Utrera seguirá siendo siempre «el hijo de Mariano», un apodo que le gusta y que pasea con orgullo por las calles de su ciudad.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

2 comentarios en «El utrerano Manuel Pérez Alé, un teniente coronel médico que ha participado en siete misiones internacionales en Los Balcanes y Afganistán»

  1. Antonio Vargas dice:

    Magnífico médico y excelente persona. Siempre con una sonrisa en su cara, los que nos consideramos amigos suyo estamos orgulloso de él. Como decimos en Utrera.. «tela de güena gente»

    1. Manuel dice:

      Un gran servidor a su País, me siento muy orgulloso de nuestro teniente coronel médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *