Una multitudinaria despedida en Utrera a «un excelente sacerdote y un ejemplar salesiano» (VÍDEO)

Una multitudinaria despedida en Utrera a «un excelente sacerdote y un ejemplar salesiano» (VÍDEO)

La historia de la basílica de María Auxiliadora puede recordar pocas ocasiones en las que haya mostrado la imagen que dejó en la tarde de este jueves. El recinto quedó pequeño para dar su último adiós al director de la Casa salesiana de Utrera, Juan José Gutiérrez Galeote. Unas 2.000 personas participaron en un multitudinario funeral que sirvió para despedir a este sacerdote, fallecido el pasado miércoles a los 45 años.

La emoción se apoderó del templo durante una preciosa eucaristía, presidida por el inspector salesiano, Ángel Asurmendi, y concelebrada por en torno más de un centenar de sacerdotes llegados desde numerosos lugares. Junto a todos ellos, centenares de utreranos quisieron mostrar su respeto al «padre» de la «Casa Madre», acudiendo amigos, miembros de la familia salesiana, personalidades civiles y políticas, alumnos y antiguos alumnos del colegio,… sumándose también un sinfín de personas que se desplazaron expresamente a Utrera, procedentes de otras tantas poblaciones en las que estuvo presente Juan José a lo largo de su vida y de hermandades en las que predicó.

La celebración religiosa trajo consigo momentos de especial intensidad, como las palabras de afecto expresadas por otros salesianos, compañeros del fallecido; el canto del «Rendidos a tus plantas» como cierre del acto; y la interpretación de la conocida canción «Pero a tu lado», de Los Secretos, por parte del coro del colegio, ya que ésta fue una de las últimas en la que el propio Gutiérrez Galeote participó con los chavales. A ello se unieron los compases de la marcha «Cristo del Amor», a las puertas de la basílica, cuando el féretro era introducido en el coche fúnebre, por varios miembros de la agrupación musical «Muchachos de Consolación», en un gesto de agradecimiento por su disposición siempre hacia esta banda y de recuerdo por su implicación en el mundo cofrade; y el aplauso final con el que todos los presentes quisieron despedir al sacerdote.

Infinitas han sido las reacciones que se han sucedido tras el triste acontecimiento. Una de ellas ha sido la del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, quien ha enviado una carta de condolencia que fue leída durante la eucaristía, en la que ha querido recordar a «un excelente sacerdote y un ejemplar salesiano». Como reconoce el prelado, «personalmente he tenido una relación frecuente, amistosa y entrañable. Él se sentía muy unido a nuestra diócesis y a su arzobispo, y participaba en muchos actos diocesanos». Asenjo se ha mostrado «hondamente impresionado» por la noticia y ha extendido su condolencia a la congregación salesiana y a la familia de sangre «para que el Señor les conceda gozo, fortaleza, consuelo y esperanza».

Por su parte, la inspectoría salesiana, que engloba la mitad sureste de España, ha tenido también palabras afectuosas para Gutiérrez Galeote: «ha sido un buen salesiano y un buen hermano. Trabajador incansable, emprendedor, generoso y solidario, contagiaba siempre ánimo, optimismo y esperanza. Piadoso, alegre, cercano, simpático y sencillo».

Lo que empezó como una neumonía a comienzos de diciembre se fue agravando con otras complicaciones, teniendo que ser hospitalizado durante un mes. A pesar de sus esfuerzos por seguir viviendo, finalmente el Señor lo llamó a su presencia en la tarde del pasado miércoles, despertando una enorme conmoción desde entonces, al ser una persona muy conocida y demasiado joven para marcharse.

Llevaba 26 años como salesiano y 17 como sacerdote. Granada, Algeciras, Sevilla, Huelva, Alcalá de Guadaíra, La Palma del Condado, La Línea de la Concepción y La Puebla de la Calzada han sido lugares que lo han visto trabajar durante todo este tiempo, hasta que llegó a Utrera en 2014 para asumir el cargo de director de la «Casa Madre». Era su último curso al frente de un colegio que llora su pérdida en unas fechas tan especiales como las fiestas en honor a San Juan Bosco.

Pero el duelo por el fallecimiento de Juan José se ha extendido por toda la ciudad, que este viernes vive el segundo de los dos días de luto oficial decretados por el Ayuntamiento. Tras conocer la luctuosa noticia, el alcalde utrerano, José María Villalobos, mostraba sus condolencias en nombre de la corporación municipal, y se refería a él como «una buena persona, alegre y comprometida. Llevaba Utrera en el corazón y presumía de ello». Por otro lado, la marcha por la paz que recorrió este jueves las calles del municipio con un millar de estudiantes quiso tener un recuerdo al director de los Salesianos y, al llegar al final del recorrido, en la glorieta Pío XII, se guardó un minuto de silencio en su memoria, junto al monumento de Don Bosco, frente a su colegio.

Natural de Cádiz, concretamente del popular barrio de La Viña, su personal carácter, alegre y cercano, hizo que se ganara el cariño de la gente. De hecho, en sus años de estancia en Utrera, Juan José Gutiérrez Galeote se convirtió en un utrerano más, y en el pasado pregón de Navidad, que fue su último acto público, agradeció «estos años tan maravillosos» en la localidad.

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.