El legado de los Álvarez Quintero, un tesoro por descubrir en Utrera (IMÁGENES)

El legado de los Álvarez Quintero, un tesoro por descubrir en Utrera (IMÁGENES)

Comparte esta noticia:

Serafín y Joaquín Álvarez Quintero -dos escritores nacidos en Utrera sin los que es complicado entender el primer tercio del siglo XX español en el apartado cultural- dormían en dos camas individuales que apenas estaban separadas por un metro. De día y de noche eran inseparables, y de sus plumas nacieron historias que todavía hoy sorprenden y hacen reír a amantes del mundo del teatro. En ese mismo dormitorio en el que ambos dormían juntos, muy cerca de las dos camas, se ubicaba una pequeña mesa de camilla, donde nunca faltaba tinta y papel, por si a alguno de los dos le llegaba la llamada de las musas en forma de inspiración en mitad de la noche, para que así esa historia o idea pudiera quedar recogida por escrito.

Todos estos detalles han llegado hasta nuestros días gracias al legado de los Quintero, una recreación del universo más cercano de estos famosos hermanos que, a modo de museo, se encuentra en un rincón del teatro municipal «Enrique de la Cuadra» de Utrera. Javier Mena, historiador municipal y especialista en el mantenimiento del patrimonio cultural, ha estado siempre muy cerca de este pequeño tesoro, que fue legado por María Luisa Álvarez Quintero -sobrina de los literatos- en 1964 y que ha estado expuesto en diferentes ubicaciones en Utrera. Todos eran objetos que estaban en el piso que los dos hermanos tenían en la calle Velázquez en Madrid, y que en un principio estaban destinados a crear una casa-museo en la vivienda que los Álvarez Quintero nacieron en Utrera, pero que fue derruida al ser comprada por el Estado para instalar allí la actual oficina de Correos.


Javier Mena conoce perfectamente hasta el último rincón de este mágico espacio, donde hay más de 5.000 objetos, de los que aproximadamente 4.000 son libros. «Algunos de ellos están dedicados a los Álvarez Quintero por los propios autores que los escribieron y sorprende ver cómo tenían muchos libros en inglés, francés y alemán. Incluso estaban suscritos a revistas culturales alemanas», cuenta el propio Javier Mena, quien desde el año 1993 se encuentra al cargo de este legado que ha cuidado con mimo y que se puede visitar solicitándolo a través de una llamada a la Casa de la Cultura (95 586 09 31).

El legado está organizado de una forma en la que se recrean espacios como la biblioteca, el cuarto de trabajo, la sala de estar o el propio dormitorio de los hermanos Álvarez Quintero. Para ello, se acudió tanto a las fotografías que se conservan de la época como a las indicaciones de la propia sobrina de los autores utreranos. Además de la biblioteca, hay que destacar también una interesante pinacoteca donde se encuentran obras de importantes autores andaluces como García Ramos, Gonzalo Bilbao, Moreno Carbonero o Pantorba. También se encuentran en este espacio los cuadros conmemorativos de títulos de hijos adoptivos de Sevilla y de hijos predilectos de Utrera, así como los nombramientos de ambos como miembros de la Real Academia Española de la Lengua (RAE).

Pasear por este espacio dedicado a dos de los utreranos más famosos de toda la historia es en cierta manera realizar un auténtico viaje en el tiempo, en el cual es posible encontrar recuerdos personales de los dos hermanos, como por ejemplo numerosas fotografías dedicadas por las actrices más destacadas de comienzos del siglo XX, entre las que destacan nombres como María Guerrero, Maruchi Fresno, Margarita Sirgú o Guadalupe Muñoz. Incluso se ha recreado también un rincón donde Joaquín -sosteniendo un retrato de su hermano Serafín que se encuentra en este legado- le dedicó a su muerte un inolvidable y emotivo soneto. Un álbum de fotografías en las que también destaca un momento desenfadado en el que los dos hermanos llegaron a torear en el campo con el mismísimo Juan Belmonte, otro símbolo muy ligado a Utrera donde pasó algunos de sus mejores años y donde también falleció.

Rastreando en el legado de los Álvarez Quintero -unos autores que muchos utreranos creen que no han tenido el suficiente reconocimiento en su localidad natal- es posible también descubrir en algunas fotografías la figura de Pedro, el mayor de los hermanos que, como apunta Javier Mena, «es un gran desconocido, pero tenía una inteligencia prodigiosa, influyó mucho sobre sus hermanos, también escribía pero era muy introvertido y todo lo que escribía lo tiraba a la basura. Sus hermanos salvaron muchos de sus escritos y los publicaron en ‘El huerto ignorado’, por eso nosotros le quisimos dar un pequeño homenaje poniéndole ese nombre a una calle de Utrera».

En vida, los hermanos Álvarez Quintero destacaron no sólo por sus éxitos literarios y teatrales, sino también por su generosidad, honrando la memoria de personajes como Miguel de Cervantes, Becquer o Benito Pérez Galdós. Colaboraron económicamente para poner en marcha distintos homenajes a estos autores imprescindibles, con el objetivo de que nunca se perdiera su aportación a la cultura española. Ellos no corrieron la misma suerte, ya que el gran monumento que Utrera iba a dedicar a dos de sus hijos más ilustres quedó lamentablemente inconcluso, quedando por tanto sólo la posibilidad de conocerlos más de cerca gracias a este legado, en el que han pervivido hasta los más curiosos detalles de la vida diaria de estos dos importantes escritores.

 

Redacción

Sobre Redacción

Redacción de Utreradigital.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *